Memorias de Ariadna

Comenzó como novela, pero no pudo, por mi aliento corto, mi vagancia, miedo a las grandes estructuras, incapacidad al fin. Me alegré de la falta de fronteras entre los géneros, leía a Piglia que me daba ideas: …liberar al novelista de la necesidad de idear una trama… El futuro de la narración no dependerá de la construcción de un mapa de los hechos sino de la combinación de autobiografía, observación y reflexión. Tampoco es diario, porque comienza a escribirse en el 2000 y habla de la niñez; porque los diarios registran los hechos mientras suceden, nada recuerdan. Pocas páginas, apenas reconocidas

Seguir Leyendo

Share