Muerte de Daniel Prude: un hombre negro desnudo que fue asfixiado por la policía después de que le pusieran una capucha

Han surgido nuevos detalles impactantes sobre la muerte a manos de la policía de un hombre negro llamado Daniel Prude en Rochester, Nueva York, en marzo.

El video publicado por su familia muestra que Prude murió por asfixia después de que los agentes lo esposaran, lo encapucharan y luego apretaran su rostro contra el piso frío durante dos minutos apoyándole la rodilla en la espalda para inmovilizarlo.

Prude estaba desnudo y desarmado. Murió siete días después.

El encuentro con la policía comenzó cuando el hermano de Prude llamó al 911 pidiendo ayuda porque su hermano actuaba de forma extraña.

El miércoles, tres activistas de Black Lives Matter (Las vidas negras importan) fueron arrestados durante una protesta por la muerte de Prude. La familia de la víctima pide que se despida a los agentes involucrados y que se recorten los fondos al Departamento de Policía de Rochester.

Fuente: https://www.democracynow.org/

La Comisión Provincial por la Memoria denunció que un joven fue picaneado y golpeado por la policía

Los hechos que se denuncian ocurrieron en la madrugada del pasado sábado 25 de julio alrededor de la 5 de la madrugada en el barrio de Tolosa. Además de radicar la denuncia en la justicia, la CPM denunció estas torturas a la Auditoría General de Asuntos Internos.

La Plata, (InfoGEI).- La Comisión Provincial por la Memoria (CPM), en calidad de Mecanismo Local de Prevención de la tortura, presentó una denuncia penal por torturas, que incluye la aplicación de descargas eléctricas con una picana, contra un joven de 17 años. La víctima tiene, además, múltiples lesiones en todo el cuerpo que no fueron constatadas durante el reconocimiento médico tras su detención ni a su ingreso al centro cerrado Almafuerte. La CPM también denunció que el joven fue interrogado de manera ilegal y amenazado para que no contara lo que pasó.

Los hechos que se denuncian ocurrieron en la madrugada del pasado sábado 25 de julio alrededor de la 5 de la madrugada, cuando agentes de la Policía de la provincia de Buenos Aires que patrullaban el barrio Tolosa de La Plata persiguieron durante algunas cuadras al joven. Al momento de la detención lo golpearon y le propinaron una serie de culatazos con el arma reglamentaria. Luego fue trasladado a la comisaría 6ª.

En la dependencia policial, lo alojan en un calabozo sin ningún mobiliario, lo obligan a permanecer de pie durante más de 9 horas al mismo tiempo que tres policías, de manera sistemática, le aplican descargas eléctricas con una picana para sacarle información. Mientras esto ocurría, los mismos policías filmaban las sesiones de tortura, imágenes que ellos mismos difundieron por las redes sociales.

El interrogatorio ilegal buscaba que el joven no sólo declarara contra sí mismo sino que incrimine también a más personas. A pesar de ser menor de edad y de estar imputado de un delito, durante todas esas horas, las declaraciones se realizaron sin presencia de un abogado o un defensor oficial y sin la compañía del padre, madre o tutor del adolescente. Se violaron así garantías constitucionales esenciales, incluyendo la Convención de derechos del niño.

Recién en la tarde del sábado, los policías lo llevan a reconocimiento médico; durante el traslado en el patrullero, siguieron aplicándole descargas con la picana. Ninguna de las lesiones que tenía fue registrada. Casi diez horas después de su detención, interviene por primera vez un funcionario judicial, sin embargo no se generaron las condiciones para que pueda contar lo sucedido.

Finalmente, fue alojado en el centro cerrado Almafuerte. Al momento de ingresar, por temor a represalias, el joven no dio cuenta de las lesiones que tenía producto de los golpes y torturas en la comisaría, y el personal médico hizo una revisión superficial y registró sólo algunas de las múltiples y visibles lesiones que tenía en el cuerpo.

Tras la detención del joven, intervino la UFI 3 de La Plata que, a pesar de la ilegalidad del operativo, convalidó desde el primer momento todo lo actuado por la policía.

Además de radicar la denuncia en la justica, la CPM denunció estas torturas a la Auditoría General de Asuntos Internos.

Ante este nuevo hecho, la CPM reclama el cese de estas graves violaciones de derechos humanos ejecutadas por la policía de la Provincia, agravadas en este periodo de cuarentena dónde se incrementaron los índices de letalidad policial y denunciaron gran cantidad de casos de gatillo fácil, uso letal de los patrulleros y torturas y malos tratos. (InfoGEI) Mg

Detienen a policía que dejó en grave estado a un menor al que le propinó una golpiza

Un agente de la Policía Local de Zárate, fue detenido, acusado de atacar a golpes a dos menores de edad, en un hecho ocurrido el sábado 18 de julio, pero que trascendió recién esta semana.

La Plata, (InfoGEI).- El ministerio de Seguridad bonaerense decidió desafectar al efectivo de la fuerza y ya se encuentra detenido a disposición de la Justicia, acusado de atacar a golpes a dos menores, uno de los cuales, de 17 años, quedó en grave estado de salud.

En un primer momento el policía había declarado que atacó a los menores tras encontrarlos robando en su vivienda pero luego el testimonio de testigos contradijeron esta primera versión, que llevaron a la Justicia a ordenar su detención.

La fiscal que entiende en la causa, Andrea Palacios, titular de la UFI N.º7, fue quien pidió la detención del efectivo al Juzgado de Garantías Nro. 1 del Departamento Judicial Zárate Campana, a cargo de la Dra. Graciela Cione.

La magistrada entendió que los elementos probatorios aportados por la investigación fueron suficientes para hacer lugar a la detención del agente Jorge Rodríguez y la carátula de la causa establecida fue “Homicidio agravado por ser su autor integrante de una fuerza policial y haber abusado de su cargo en grado de tentativa”.

Según da cuenta La Voz de Zárate, el ataque se habría perpetrado por el funcionario público en la mañana del sábado 18, cerca de las 8.30 horas. El menor había concurrido a un domicilio de calle Saenz Peña, junto a un amigo, otro menor de 15 años, para buscar a otro adolescente. Mientras los jóvenes aguardaban en el patio de la vivienda de su amigo, Rodríguez, que ya se encontraba fuera de servicio pero aún llevaba puesto el uniforme y tenía en su poder el arma reglamentaria, comenzó a atacar a los menores.

Más tarde, el acusado diría que su accionar tuvo que ver con un presunto intento de robo en su vivienda. Algo que hasta el momento no fue probado ante la Justicia. De hecho, y según consta en el expediente, testigos presenciales certificaron que los adolescentes se encontraban esperando al otro joven cuando el uniformado llegó en su motocicleta y ahí se desarrolló la violenta secuencia que incluyó disparos de arma de fuego.

El menor sigue internado en el hospital Virgen del Carmen con un hematoma subdural y su estado es crítico y con pronóstico reservado. La familia del joven ha comenzado a realizar una campaña en redes sociales para reclamar justicia por la gravedad que revistió el caso. (InfoGEI)Jd

Fusilamiento

Bajo Flores: la Gendarmería fusiló por la espalda a un joven de 20 años. Tras el asesinato del joven fueron detenidos preventivamente tres uniformados de Gendarmería. La causa se encuentra radicada en el Juzgado Criminal y Correccional 55, a cargo de la jueza Alejandra Allaud. 
 

Un nuevo hecho de violencia institucional trascendió en el barrio porteño del Bajo Flores contra un joven de 19 años de edad llamado Facundo Scalzo. Según denunciaron testimonios el joven fue fusilado por agentes de Gendarmería Nacional en las inmediaciones del Barrio Rivadavia. Hasta el momento fueron detenidos preventivamente tres agentes de la fuerza federal. En diálogo con Agencia Paco Urondo, Leo Demonty, militante histórico del barrio y hermano de Ezequiel Demonty, asesinado por la Policía Federal en el año 2002 señaló “la importancia del acompañamiento de los vecinos a la familia”. A su vez, pidió “que se investigue y esclarezca el hecho para que haya Justicia para Facundo”.

Además, el referente barrial también denunció en en un posteo: “El día miércoles 17 de junio por la tarde, en el Bajo Flores mataron a Facu de 19 años, otro pibe menos en el barrio. En medio de la discusión entre vecinos, apareció la Gendarmería, entre corridas y confusiones lo fusilaron de cuatro tiros, dos por la espalda y dos en los brazos. Se estuvo esperando más de una hora a la ambulancia SAME, sin permitir que la madre y los vecinos le realicen primeros auxilios, ya que estaba vivo. Al llegar la ambulancia y llevárselo, no dejaron que la madre los acompañe, agrediendola físicamente, llegando al Hospital Piñero, Facu se nos fue”.

La causa fue radicada en el Juzgado Criminal y Correccional 55, a cargo de la jueza Alejandra Allaud, que inició un expediente por “averiguación de causal de muerte”. Para la investigación de los hechos el caso se dispuso la intervención de la Policía de la Ciudad y fue separada la fuerza dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación. Hasta el momento el juzgado dispuso que las pericias seas instrumetnadas por la Unidad Criminalística Móvil para “intentar determinar los motivos” del presunto tiroteo que intento argumentar la versión policial. 

Asimismo, Demonty añadió como reflexión: “Reconocemos el accionar que se ha tomado al detener preventivamente a tres de los gendarmes. Venimos de un Gobierno que apoyaba a responsables de crímenes contra la ciudadanía, una ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que defendía y apoyaba la mano dura y el gatillo fácil”. Tras los hechos los vecinos protestaron y expresaron su malestar e indignación antes los fuerzas de seguridad que maltrataron a la madre del joven asesinado.

Por su parte, los curas y la comunidad de Madre del Pueblo (la parroquia del barrio), emitió un comunicado denunciando los hechos: “Ayer la Gendarmería mató a un pibe de nuestro Barrio. Se llama Facundo. Abrazamos a su familia y amigos. Y repudiamos el actuar irresponsable e inadmisible de la fuerza de seguridad que sin saber tratar los conflictos tiran a quemarropa contra los más pobres en un acto de cobardía”.

A su vez, enfatizaron: “Hace tiempo que todo Bajo Flores con sus delegados, organizaciones, líderes comunitarios, docentes, parroquia y vecinos; venimos alertando en los excesos de la gendarmería contra nuestros pibes. Piensan la relación con los chicos de nuestros barrios como una revancha permanente, cuando debería ser una relación asimétrica de cuidado y contención de jóvenes en extrema vulnerabilidad. Hace tiempo que hemos denunciado al ministerio de seguridad de la Nación estos abusos y atropellos. Pero todo queda siempre en la nada, el hilo se corta por lo más fino, los pobres terminan siendo los que sufren las consecuencias.”

La ambulancia llegó después de una hora, a la madre no la dejaron ir con él en la unidad de traslado. Todo mal hecho, siempre tarde y con las constante lejanía y frialdad con la gente. Con Facu se nos va un pibe bueno; no queremos callar ni ser cómplices de tanta injusticia. Acompañamos con nuestra oración a Andrea, su mamá, y a sus hermanos. Nosotros sabemos que el Buen Dios recibirá a Facu en el Cielo. Y la Madre del Pueblo nos sigue fortaleciendo en los caminos de Reino: la justicia y la paz”, concluyó el comunicado.

En este mismo sentido se expresó el Comité de Crisis del Bajo Flores y Observatorio de Derechos Humanos Comuna 7 que expresó: “Queremos expresar nuestra bronca, enojo y profundo repudio frente al homicidio de Facundo Scalzo en manos de integrantes de la Gendarmería Nacional”. “No estamos dispuestxs a soportar más asesinatos, ni torturas en nuestros barrios populares.

A Facundo lo mataron cobardemente por la espalda los auspiciantes de la doctrina Chocobar, los que con un arma en la mano creen que tienen derecho a acabar impunemente con la vida de un pibe en nombre de un falso estado de seguridad. Estamos convencidxs  que la seguridad social se construye respetando los DDHH, todo lo demás es violencia institucional”, sintetizó el texto del Comité. 

Más que Palabras

Un grupo de veinte subsecretarios generales de las Naciones Unidas han puesto sus nombres en una declaración personal y contundente en la que expresan su indignación por el racismo generalizado y sistémico, destacando la necesidad de “ir más allá” de las palabras y “hacer algo más” que ofrecer una condena.

Funcionarios* de alto nivel de las Naciones Unidas, africanos o de origen africano, reflexionan colectivamente en esta declaración acerca de las protestas del movimiento Black Lives Matter y otras manifestaciones masivas que se desarrollan en los Estados Unidos en contra del racismo sistémico y la brutalidad policial: 

Una añoranza desesperada por una madre que partió hace tiempo. Implorando desde las entrañas más profundas de la frágil humanidad. Respirando con dificultad. Suplicando compasión. El mundo entero escuchó el trágico lamento. La familia de las naciones vio su rostro estrellado contra el rígido pavimento. Un dolor insoportable a plena luz del día. Un cuello aprisionado debajo de la rodilla y el peso de la historia. Un gigante apacible, aferrándose a la vida con desesperación. Anhelando poder respirar libremente. Hasta su último suspiro.

Como líderes de alto nivel de las Naciones Unidas de descendencia africana, las últimas semanas de protestas por el asesinato de George Floyd a manos de la policía nos han llenado a todos de indignación por la injusticia del racismo que continúa siendo generalizado en nuestro país anfitrión y en el mundo entero. 

Jamás serán suficientes las palabras para describir el profundo trauma y el sufrimiento intergeneracional resultantes de la injusticia racial perpetrada a lo largo de siglos, particularmente en contra de las personas afrodescendientes. La mera condena de las expresiones y actos de racismo no basta.

Debemos hacer más

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, afirmó que “necesitamos alzar la voz en contra de todas las expresiones de racismo y todos los casos de comportamiento racista”. Después del asesinato de George Floyd, la consigna Black Lives Matter, -que se traduce literalmente como la vida de personas negras importa-, resuena en los Estados Unidos y el mundo entero, y es más que un lema. De hecho, no sólo importa, son fundamentales para el logro de nuestra dignidad humana común.  

Ha llegado el momento de pasar de las palabras a la acción. 

Nuestra deuda con George Floyd y todas las víctimas de discriminación racial y brutalidad policial es desmantelar las instituciones racistas. Como líderes del sistema multilateral, estamos convencidos de que nos corresponde hablar en nombre de aquellas personas cuyas voces han sido silenciadas, además de promover respuestas eficaces que contribuyan a combatir el racismo sistémico, un flagelo mundial que se ha perpetuado por espacio de siglos.  

El estremecedor asesinato de George Floyd tiene sus raíces en una serie de cuestiones más amplias y recalcitrantes que no desaparecerán si las ignoramos.  Es momento de que la Organización de las Naciones Unidas intervenga y actúe de manera decidida para contribuir a poner fin al racismo sistémico en contra de las personas afrodescendientes y otros grupos minoritarios a través “del desarrollo y el estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión”, tal como se estipula en el artículo 1º de la Carta de las Naciones Unidas.  De hecho, el fundamento de las Naciones Unidas es la convicción de que todos los seres humanos son iguales y tienen derecho a vivir sin temores de persecución. 

Fue en el momento más crítico del movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos y durante la emergencia de las naciones africanas independientes poscoloniales que se sumaron a las Naciones Unidas, que entró en vigor la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial en el año de 1969. 

Este fue un momento crucial en la historia. El colapso del apartheid en Sudáfrica, impulsado en parte por las Naciones Unidas, fue uno de los logros de mayor orgullo para la Organización.  

Los derechos humanos y la dignidad de las personas de raza negra en el África, lo mismo que de toda la diáspora africana, resonaron como una poderosa señal para las generaciones futuras en el sentido de que las Naciones Unidas jamás habrían de hacer caso omiso de la discriminación racial o tolerar la injusticia y el fanatismo al amparo de leyes injustas.  En esta nueva era, y en ese mismo sentido, las Naciones Unidas deben hacer uso de su influencia para recordarnos, una vez más, la tarea inconclusa de erradicar el racismo y exhortar a la comunidad de las naciones a eliminar la mancha del racismo en la humanidad.  

Predicar con el ejemplo

Damos la bienvenida a las iniciativas del Secretario General para fortalecer el discurso en contra del racismo en el mundo, que nos permitirán hacer frente a su ejercicio sistémico en todos los niveles, lo mismo que a su impacto dondequiera que exista, incluyendo en la misma Organización de las Naciones Unidas. 

Si vamos a predicar, debemos hacerlo con el ejemplo. Para iniciar y sostener un cambio real, también debemos de contar con una valoración honesta acerca de cómo poner en práctica la Carta de las Naciones Unidas al interior de nuestra institución.

Nuestra expresión de solidaridad es completamente acorde con nuestras responsabilidades y obligaciones como funcionarios públicos internacionales en el sentido de oponernos a la opresión y pronunciarnos en contra de ella. Como líderes, compartimos las creencias fundamentales y los valores y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, que no nos permiten la opción de guardar silencio.  

Nos comprometemos a hacer uso de nuestra experiencia, liderazgo y mandatos para hacer frente a las causas profundas y los cambios estructurales que deben instrumentarse si queremos poner fin al racismo. A casi 500 años del inicio del repugnante comercio transatlántico de personas africanas, hemos arribado a un momento crítico en la trayectoria del universo moral al aproximarnos al final del Decenio Internacional para los Afrodescendientes en el 2024, que está a tan solo cuatro años de distancia.

Usemos nuestra voz colectiva para satisfacer las aspiraciones de nuestras comunidades, que esperan que las Naciones Unidas usen su fuerza moral como institución para incidir en el cambio mundial. Usemos nuestra voz para contribuir a hacer realidad la visión transformadora propia del África contenida en la Agenda 2063, que es consecuente con la Agenda 2030 de desarrollo sostenible para el mundo. 

África es la cuna de la humanidad y precursora de las civilizaciones humanas. Como continente, África debe jugar un papel determinante si el mundo ha de alcanzar el desarrollo sostenible y la paz. Ese fue el sueño de los fundadores de la Organización de la Unidad Africana; esa fue también la firme convicción de líderes destacados como Kwame Nkrumah e intelectuales eminentes como Cheikh Anta Diop. 

Jamás olvidemos las palabras del presidente Nelson Mandela: “Negar a las personas sus derechos humanos es desafiar su propia humanidad”. 

Recordemos siempre la advertencia de Fannie Lou Hamer, lideresa de los derechos civiles: “Nadie es libre hasta que todos sean libres“, un mensaje retomado por el Dr. Martin Luther King Jr.: “La injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en todas partes”.  

Sus palabras fueron plasmadas más adelante en el arcoíris de la diversidad de la nación de Sudáfrica, tal como lo expresó el conciliador Arzobispo Desmond Tutu, cuando afirmó que “La liberación negra es un requisito absolutamente indispensable para la liberación blanca: nadie será libre hasta que todos seamos libres”.

(*) Todos los firmantes mencionados a continuación son funcionarios de alto nivel de las Naciones Unidas que ostentan el cargo de Secretario General Adjunto. Firmaron este artículo de opinión a título personal:

 Edros ADHANOM GHEBREYESUS, Mahamat Saleh ANNADIF, Zainab BANGURA, Winnie BYANYIMA, Mohamed Ibn CHAMBAS, Adama DIENG, François Lounceny FALL, Bience GAWANAS , Gilbert HOUNGBO, Bishar A. HUSSEIN , Natalia KANEM, Mukhisa KITUYI, Mankeur NDIAYE, Phumzile MLAMBO-NGCUKA, Parfait ONANGA-ANYANGA, Moussa D, OUMAROU, Pramila PATTEN, Vera SONGWE, Hanna TETTEH, Ibrahim THIAW, Leila ZERROUGUI

A %d blogueros les gusta esto: