Preocupación por las medidas impositivas para trabajadorxs de la salud

Desde Radicales Azuleñxs en Evolución, queremos expresar nuestra preocupación frente a las medidas impositivas tomadas recientemente para lxs trabajadorxs esenciales de la salud.

Sin poner en duda nuestro acompañamiento a los beneficios impositivos, observamos que no solo no alcanzan a todos lxs trabajadorxs de la salud por igual, sino además alcanza a más varones que mujeres. Frente a esto vemos la necesidad de rever la medida, entendiendo que puede ser mejorada.

Con motivo de discutirse el proyecto de ley sobre exenciones al impuesto a las ganancias para personal esencial, el senador Martín Lousteau realizó una serie de planteos que compartimos completamente y que debemos seguir expresando, para que los que menos cobran y las mujeres dejen de ser discriminados.

En su intervención en la reunión de comisión de Presupuesto, Martín Lousteau expresó “¿Ponerle el cuerpo a la infección para cuidar a otros vale distinto de acuerdo al rango salarial que uno tiene? Es decir, a un trabajador que gana muchísimo le vamos a poner, por la exención en ganancias, plata en el bolsillo mucho más que a un trabajador que gana menos y apenas está alcanzado por el mínimo no imponible. Y si está por debajo del mínimo no imponible ni siquiera tiene beneficio, y sin embargo le están poniendo el cuerpo. Entonces, ¿por qué vale distinto uno que otro en cantidad de dinero? Pareciera extraño, pareciera que lo que se está diciendo que poner el cuerpo vale en función de lo que uno podría generar y me asombra  porque es una visión excesivamente economicista”.

Ante la publicación en el día de ayer de la reglamentación de la AFIP para acceder al beneficio de exención en el impuesto a las ganancias de personal esencial en esta pandemia generada por el COVID-19, el tema vuelve al debate.

Cabe recordar que en el debate de comisión, desde el oficialismo justificaron la imposibilidad de modificar el proyecto por la urgencia de la pandemia y prometieron mejorar la herramienta una vez aprobada. Hoy vemos que esa promesa no se llevó a cabo, es decir, los planteos y observaciones del senador Martín Lousteau se mantienen totalmente vigentes.

En la comisión Lousteau expresó “Un gran número de trabajadores de la salud gana menos que el mínimo no imponible, con lo cual no tiene ningún beneficio. Hay más mujeres -y esta es otra discriminación- dentro del sistema de salud que ganan menos del mínimo no imponible, que el total de hombres.  Es una doble discriminación, a los que menos ganan del sistema que no llegan al mínimo no imponible y dentro de ellos, a las mujeres que son la mayoría.

¿Esto es justo? ¿Esta es la mejor alternativa que tenemos para reconocer a todos los trabajadores que le están poniendo el cuerpo al virus para cuidarnos a todos? ¿Es justo discriminar a las mujeres porque ganan menos?

Hay cosas que se podrían discutir muchísimo mejor y hacer que esta ley cuide integralmente, más solidariamente, y probablemente más abarcativa que la que vamos a sancionar”.

Claramente no hubo respuesta a estos cuestionamientos, solo se votó sin dar lugar siquiera a mostrar datos que el Senador había elaborado para poder entender de qué estaba hablando.

Pese a las medidas adoptadas, la desigualdad sigue vigente. El Gobierno Nacional y el oficialismo en ambas Cámaras legislativas tienen la posibilidad de aceptar aportes constructivos para mejorar la medida.

Por esto, desde Radicales Azuleñxs en Evolución reiteramos nuestra preocupación y solicitamos que se permita avanzar hacia la equidad y eliminar toda discriminación hacia el personal esencial de la salud y, especialmente, hacia las mujeres.

A %d blogueros les gusta esto: