La Argentina conmemora el día internacional contra los ensayos nucleares

En el Día Internacional contra los Ensayos Nucleares debemos reflexionar junto a la comunidad internacional toda sobre los efectos devastadores de los ensayos nucleares y sobre la importancia de lograr su abolición de manera total y sin precondiciones de ningún tipo.

Consideramos esta jornada como una oportunidad para enviar una señal inequívoca de que en el seno de la comunidad internacional no hay cabida para los ensayos nucleares.


En ese sentido, el Tratado para la Prohibición Completa de Ensayo Nucleares (TPCEN) constituye una herramienta crucial para limitar la producción y modernización de las armas nucleares existentes, así como el desarrollo de nuevos prototipos.

La República Argentina seguirá promoviendo, como lo ha hecho históricamente, la pronta entrada en vigor del TPCEN, llamando a los Estados que aún no lo han ratificado a que reconsideren su posición, siendo una vía esencial para el establecimiento de un marco internacional sólido y estable que contribuye a la paz y la seguridad internacionales.

Créditos UVA: el CVS no es la solución

En las últimas horas trascendió a través de diferentes medios de prensa, que el Gobierno Nacional se encuentra trabajando en la instrumentación de una serie de cambios en la estructura de los créditos hipotecarios en UVA.

Estas modificaciones que se estarían analizando en las más altas esferas del gobierno, contemplan que tanto los créditos hipotecarios a otorgarse como los ya otorgados, se indexen a través del Coeficiente de Variación Salarial (CVS), en lugar del CER, índice que replica la inflación.

Desde el COLECTIVO NACIONAL HIPOTECADOS UVA AUTOCONVOCADOS, advierten que tal posibilidad no aportaría ninguna solución a la situación de sobre endeudamiento en la cual se encuentran los hipotecados y que por lo tanto no solucionaría el problema de fondo que es la indexación en cualquiera de sus formas.

El hecho de cambiar un índice por otro no atacaría el problema de raíz de estos créditos que es la indexación de la cuota y del capital, lo que genera que este último se incremente exponencialmente mes a mes y materialice la paradoja que cuanto más se paga de cuota, es más lo que se debe de capital.


El Colectivo Nacional de Hipotecados sostiene que”resulta inviable indexar créditos que se otorgan a 15, 20 o hasta 30 años, en un país con alta inflación y donde los salarios suelen correr detrás de los precios”.

Durante los últimos cuatro años los salarios han padecido un fuerte deterioro en su capacidad de compra, y todo indica que a raíz de la crisis económica mundial –la mayor desde 1929 a la fecha-, esta ecuación no se va a modificar al menos durante este año.

La salida de esta problemática no puede pasar por llevar adelante cambios cosméticos. Frente a ello, reiteran la necesidad de una mesa de diálogo, con las áreas y actores decisionales que atienden a su problemática, que permita explorar otras alternativas e instrumentar modificaciones de fondo que hagan de estos créditos instrumentos viables en el tiempo.

Cuando una familia toma la decisión de endeudarse a tan largo plazo, lo hace con el convencimiento de que ese crédito que obtiene para cumplir con el sueño de acceder a su vivienda propia, no se va a convertir a los pocos años en un verdadero calvario que haga trizas su proyecto de vida”.

El cambio de CVS por CER implicaría que no se sale del sistema de indexación y por lo tanto que el sobre endeudamiento se mantiene inalterable. En cuanto se comience a superar la recesión económica y los salarios empiecen a recuperarse en términos reales, nos encontraremos con que las cuotas y el capital adeudado se van a incrementar por encima de la inflación. Es decir que, el problema no sólo va a persistir sino que se va a ver agravado.

La solución de fondo pasa por modificar de raíz estos créditos “que fueron una política de estado” y salir de la lógica de la indexación, único camino posible para hacer efectivo el derecho constitucional de acceso a la vivienda.
El sistema financiero no puede seguir manteniendo su condición de intocable. No existe esfuerzo compartido cuando los ganadores resultan ser siempre los mismos.

Resulta imperioso cumplir con las promesas de campaña y explorar los caminos abordados durante la salida de la última gran crisis del bienio 2001-2002, cuando desde el Estado se impulsaron una serie de D.N.U. y leyes que permitieron evitar miles de ejecuciones y se brindó una solución de fondo para salir de los créditos hipotecarios dolarizados.

La solución debe encararse apelando a esos instrumentos normativos. Sólo es cuestión de decisión y voluntad política.

A %d blogueros les gusta esto: