América Latina registra mayor número de periodistas fallecidos por COVID-19

América Latina es la región más afectada por la pandemia de coronavirus y que hasta el mes de julio ha cobrado la vida de al menos 93 periodistas, cifra que supera con mucho a los registros de Asia, con 34 víctimas; Europa, 26; África, 19; y América del Norte con 14. Los datos responden a un registro realizado por la organización internacional Campaña Emblema de Prensa (PEC, por su sigla en inglés)

Según la estadística publicada por la PEC, Perú es el país latinoamericano con el mayor número de comunicadores fallecidos por el Covid-19 (37). Brasil ocupa el segundo lugar, con 16 víctimas; luego viene México (14) y Ecuador (12). En Estados Unidos de norteamérica habrían fallecido al menos 13 periodistas. En Nicaragua se registran 4 víctimas de la prensa y República Dominicana con 3; Colombia con dos, Panamá uno.

A escala mundial, entre el 1 de marzo y el 30 de junio de 2020, al menos 186 periodistas murieron a consecuencia del Covid-19. Tan sólo en el mes de junio, se contabilizaron 59 víctimas, es decir, dos por día, dice la PEC.

La cifra real es ciertamente mucho mayor, ya que los periodistas que murieron durante este período no han sido probados o sus muertes no han sido anunciadas públicamente. “En algunos países se lleva a cabo un recuento y en otros no; todo esto en detrimento de la información sobre la evolución de la pandemia y de una comparación internacional”, subrayó el Secretario General de la PEC, Blaise Lempen. El registro de la PEC se basa en el uso de numerosas fuentes: asociaciones nacionales de periodistas, medios locales y corresponsales de la PEC en diferentes países.

Comunicadores católicos y comunitarios también se cuentan entre las víctimas del COVID

Varios comunicadores de medios católicos y comunitarios suman también la estadística de fallecidos a consecuencia del coronavirus, entre los que se cuenta el del sacerdote dominico Fray Héctor Herrera, O.P., quien fue director de la radio católica San Martín, de Arequipa, Perú.  También en Perú fallecieron los comunicadores Luis Cadenillas Nieto, quien fue directivo de la Coordinadora Nacional de Radio y trabajó en radio San Sebastian de Chepén, en radio Marañón de Jaén y Chami radio de Otuzco Trujillo.Según informó a SIGNIS ALC el coordinador general de ALER, Hugo Ramírez, otras víctimas de la pandemia son el comunicador popular Hugo Cipriano Condori Chambilla, quien compartió su compromiso de cambiar este mundo desde la comunicación, primero desde el Centro de comunicación Amakella y después Radio Yaraví;  “Alonso Paz Choque, ex compañero de radio Madre de Dios, de Puerto Maldonado también nos dejó”, explicó.

Además, comentó que fueron afectadas por el covid las compañeras y compañeros de radio Kampagkis, radio Cutivalú, radio Yaraví, en Perú, en dónde “casi todos los compañeros y compañeras se infectaron; en radio Huayacocotla en México”, dijo.

Agregó que también “hay complicaciones en Bolivia con compañeros de la radio Pio XII y ERBOL”. Para Hugo Ramírez, con seguridad hay muchos más casos, pero que “algunos compañeros y compañeras de otras radios prefieren mantener en reserva la situación de sus integrantes, lo cual respetamos”. Lo cierto es que es “un momento muy complicado para nosotros”, concluyó.

Iglesia boliviana solidaria y cercana con los comunicadores afectados por el COVID

SIGNIS ALC consultó al Secretario General de la Conferencia Episcopal de Bolivia, CEB, Mons. Aurelio Pesoa, sobre el acompañamiento que ofrece la iglesia en Bolivia a los comunicadores católicos infectados y fallecidos por la pandemia, quien comentó que en todo momento la Iglesia católica boliviana ha permanecido cercana, no únicamente con los comunicadores católicos sino con todos los profesionales del país que durante esta emergencia han ofrendado su vida o se han contagiado, tras estar cumpliendo su misión en el frente de esta pandemia y ha expresado su solidaridad a los comunicadores afectados, dijo.

La Asociación Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación, SIGNIS ALC expresó también su sentimiento de hondo pesar por la muerte de varios comunicadores católicos, comunitarios y de todos los profesionales de la comunicación en los diferentes países de América Latina, y de manera especial por el fallecimiento inesperado del padre Héctor Herrera, director de Radio San Martín, quien durante varios años fue un colaborador permanente a la Red de Radioevangelización, a través de sus reflexiones semanales sobre el evangelio encarnado en la realidad de los pueblos latinoamericanos.

En una nota de condolencia publicada en la fanpage de la Red de Radioevangelización (facebook), que es coordinada por SIGNIS ALC, se expresa el “profundo pesar y condolencias por la inesperada partida de Fray Héctor Herrera, O.P., comunicador incansable, que con su palabra y testimonio compartió la luz del Evangelio, encarnado en la vida de los pobres y excluidos. Gracias infinitas por su colaboración generosa y desinteresada, con sus reflexiones sobre el Evangelio dominical
Que nuestro buen Dios, de la vida y de la comunicación, lo tenga en su Reino eterno”

Redacción: SIGNIS ALC

ALADI: 40 años de integración latinoamericana

Conmemoramos hoy el Cuadragésimo Aniversario de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), organismo de integración más amplio y antiguo en nuestra región.

La ALADI fue instituida por el Tratado de Montevideo de 1980 (TM80), el cual fue suscrito originalmente por los gobiernos de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, el 12 de agosto de 1980, y posteriormente por Cuba (1999) y Panamá (2012), países que en conjunto representan una superficie de 20 millones de km2 y más de 560 millones de habitantes.

Hace 40 años, sustituyendo la entonces Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC-1960), los 11 países fundadores decidieron reafirmar su firme voluntad de fortalecer el proceso de integración regional, sobre la base del pluralismo en materia política y económica; la convergencia progresiva de acciones parciales hacia la formación de un mercado común latinoamericano; la flexibilidad para avanzar a diferentes velocidades; los tratamientos diferenciales en base al nivel de desarrollo de los países miembros; y la multiplicidad en las formas de concertación de instrumentos comerciales y de integración.

La ALADI constituye el principal marco normativo de la integración regional: la versatilidad de sus condiciones constitutivas ha permitido que las distintas iniciativas de integración subregionales como el Mercosur, la Alianza del Pacífico o la Comunidad Andina no solo coexistan dentro de su ámbito, sino que, a su vez, impulsen acciones que contribuyen al cumplimiento de los objetivos trazados.

El amplio marco comercial de nuestra Asociación está compuesto por más de 50 acuerdos preferenciales entre sus países miembros que han fomentado  notablemente el comercio latinoamericano: tal es así que el 82% de los productos que se comercializan a su amparo entre los países miembros están libres de aranceles. Si bien las exportaciones e importaciones intrarregionales  alcanzaron 113.530 y 108.627 millones de dólares respectivamente en 2019, la ALADI es consciente de la necesidad de seguir incrementando estos intercambios para fortalecer a la región, particularmente en estos tiempos complejos en que nos encontramos, en los que debemos recurrir a la unidad y la perseverancia.

Hoy más que nunca la ALADI está comprometida a impulsar iniciativas que contribuyan a ampliar y profundizar la integración de la región, con miras a alcanzar el anhelado objetivo de constituir un  mercado común latinoamericano , tal como lo dispusieron los suscriptores del TM80 hace ya cuatro décadas.

Así, mediante la suscripción de acuerdos comerciales y de complementación económica entre los miembros, la promoción y facilitación del comercio intraregional, el desarrollo de la competitividad, la cooperación y la formación, la producción de informes y estadísticas regionales y de herramientas prácticas para los operadores económicos, entre otras acciones, se trabaja para alcanzar los objetivos fundacionales. Ello, a la vez que se impulsa la búsqueda de una integración plural e inclusiva que contemple las necesidades y potencialidades de cada uno de sus miembros y de aquellos considerados de menor desarrollo económico relativo.

Del mismo modo y utilizando las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación, la ALADI ha fomentado una mayor vinculación e interacción con los distintos sectores de la sociedad (públicos, privados, académicos, pymes, asociaciones de mujeres, pequeños agricultores, etc.), quienes a final de cuentas deben ser los principales beneficiados de la integración, sin importar su ubicación geográfica.

Estamos ante tiempos y circunstancias que son complejas y desafiantes, no sólo para nuestra región sino también para el mundo entero. La ALADI, como desde hace más de 40 años, seguirá adaptándose para continuar su labor de impulsar la integración latinoamericana y concretar los objetivos trazados por sus países miembros, en pos del desarrollo económico y comercial de la región y del bienestar de sus poblaciones.

¡Solo la integración y la solidaridad regional podrán darnos el vigor de la unidad para buscar el bienestar de nuestras sociedades en su lucha contra la pandemia del COVID-19 y sus secuelas económicas y sociales!

Secretaría General de la ALADI

A %d blogueros les gusta esto: