Comunicado de la Internacional Progresista ante los graves intentos de desestablilización en Argentina

Los integrantes de la Internacional Progresista de Argentina nos expresamos a favor de la democracia y contra cualquier intento desestabilizador como el que está padeciendo la Argentina a partir de la insubordinación de la policía de la provincia de Buenos Aires.

Como uno de los hechos más preocupantes, un grupo de efectivos de la fuerza de seguridad bonaerense, con patrulleros, se convocó frente a la residencia presidencial de Olivos. Cuando el vocero y secretario de la presidencia salieron a la explanada a ofrecerles una reunión diciéndoles que el Presidente los iba a recibir, los policías le pusieron condiciones. Lo que a las claras constituye un acto de extorsión e insubordinación inadmisible.

La Internacional Progresista (IP), nacida con la misión de unir, organizar y movilizar las fuerzas progresistas de todo el mundo insta a las fuerzas políticas, sociales, sindicales, culturales, económicas y democráticas de Argentina y Latinoamérica a sumar su voz para impedir que los excesos cometidos por un sector de la fuerza de seguridad mencionada conviertan un legítimo reclamo en una maniobra que compromete la continuidad del Estado de Derecho.

Para IP queda claro que los estados nacionales del Sur Global vienen padeciendo endeudamientos injustificados y desmedidos por gobiernos de signo neoliberal, a lo que se agregan las consecuencias de una pandemia mundial que se prolonga en el tiempo sin que se pueda predecir su final. Pero ninguna causa justifica las acciones desestabilizadoras y violentas que están exhibiendo los policía de la provincia más poblada de Argentina.

El empobrecimiento, la desocupación y la caída de salarios, producto del COVID 19, impacta en todas las fuerzas del trabajo en todo el planeta. Frente a este panorma global y regional en contexto de Pandemia, hemos manifestado nuestra preocupación y solidaridad ante las recientes proscripciones a dirigentes progresistas en Ecuador y Bolivia. Todavía continúa el Golpe de Estado a Evo Morales, que se inició con el levantamiento de las agencias de seguridad. Todo ello nos lleva a expresar, desde IP, una profunda preocupación por el futuro de nuestra región y sus democracias.

Le decimos al presidente y a la vicepresidenta de nuestro país que hay un pueblo sosteniendo los pilares republicanos; por ello le pedimos al gobierno argentino que no ceda ante las extorsiones.

Convocamos a toda la dirigencia política nacional, multipartidariamente, a defender la democracia. Y a las fuerzas de seguridad les pedimos que bajen las armas y se subordinen al mando constitucional. El compromiso de IP en Argentina es velar por el respeto de la democracia, las instituciones y el Estado de Derecho.

A %d blogueros les gusta esto: