“Esa mujer tiene coronavirus”

Momentos de pánico y desesperación se vivieron en una sucursal céntrica del Banco Nación de Mar del Plata, cuando un policía que trabaja en la entidad comenzó a los gritos y acusó a una jubilada de tener la enfermedad al ingresar al cajero automático, en medio de un hecho confuso. La reacción de la gente que estaba en el banco fue inmediata: todos salieron corriendo despavoridos.

Ocurrió en la sucursal ubicada en Córdoba casi Bolívar, pleno centro de Mar del Plata. “Fui maltratada en el Banco Nación, lo que pasó fue terrible. Fui a cobrar y pedí permiso para hacerlo por caja porque había dos cuadras de cola para el cajero automático. Les dije que estoy con bronquitis y asma y que el médico me había aconsejado que no tome frío, pero en el banco me respondieron que los que cobran menos de 30 mil pesos deben hacerlo por cajero automático”, contó Mirta Beccari, que se hizo el hisopado la semana pasada en la clínica 25 de Mayo y le dio negativo.

La mujer entró al cajero automático y en ese momento se desató el escándalo. “Un policía del banco empezó a gritarme ‘esa mujer tiene el Covid’ y toda la gente salió disparando pensando que yo tenía coronavirus. Me agarró una locura que no sabía qué hacer. Viví un disgusto muy grande, fue un acto de una discriminación. Yo no tengo coronavirus, tenía el certificado y me dijeron que era mentira”, relató Beccari.

Salí del cajero, tiraron lavandina en el piso y un jubilado que iba con bastón se cayó. A los cinco minutos llegaron seis patrulleros, me agarró un ataque de nervios y les empecé a decir de todo. Pasé un momento horrible. No me dejaban ir y el policía insistía en que yo me tenía que hacer tres hisopados. Un atrevido, se creía que sabía más que los médicos”, sostuvo la mujer.

Me dijeron ‘no se va a mover de acá hasta que llegue la ambulancia’. Hasta le tomaron los datos al taxista que me estaba esperando para volver a mi casa y por la demora me terminó saliendo 500 pesos el viaje. Una vergüenza lo que me hicieron pasaron. Al rato llegaron dos ambulancias, la doctora me miró el certificado del INE y me dijo que estaba todo bien y me dejó ir. Pero esto no va a quedar así: voy a hacer la denuncia al Inadi por discriminación”.

Fuente: https://ahoramardelplata.com.ar/

Faltas y salud

La pandemia del coronavirus ha puesto en debate la situación lamentosa que se encuentran atravesando numerosos médicos, enfermeras y personal sanitario, enfrentando discriminación de vecinos que creen que pueden contagiarlos con COVID-19”, aseguró la diputada Alejandra Lordén, respecto del proyecto de ley que presentó en la Cámara Baja provincial, para modificar el Código de Faltas.

El proyecto, introduce una modificación al Decreto-Ley N° 8031/73 y modificatorias – Código de Faltas, estableciendo sanciones para aquellas personas que discriminen, hostiguen, amenacen por cualquier medio al personal sanitario por su condición laboral, la que los pone en contacto con pacientes con coronavirus.

La discriminación encontró nuevas formas para expresarse. Haber contraído covid-19, ser sospechoso de poder contagiarse, ser extranjero o trabajar en el sistema de salud son hoy las razones que esgrimen vecinos indignados para escrachar, maltratar, perseguir y amenazar.” explicó la diputada de Juntos por el Cambio basada no solo en lo que uno puede observar sino también que el Inadi informó que desde que se inició el aislamiento social obligatorio, más de la mitad de las consultas recibidas fueron por denuncias por alguna situación discriminatoria en relación al coronavirus.

La legisladora reflexionó que se trata de una situación muy preocupante “toda vez que médicos, enfermeros, técnicos, administrativos, personal de limpieza, de mantenimiento y tantos más, en este momento inédito de lucha mundial contra el virus COVID-19 son quienes sostienen el sistema de salud y la primera línea de batalla contra el mismo; son ellos, quienes arriesgan su vida para salvar la de todos nosotros, incluidos aquellos que hoy los discriminan, los insultan, amenazan y hostigan, justamente por pertenecer a esa línea de batalla”.

Lordén concluyó que “Por ello, se entiende necesaria e imprescindible la modificación de las normas contravencionales vigentes, a fin de acompañar la labor pacífica de estos grupos de trabajadores”.

A %d blogueros les gusta esto: