Neme y Scioli presentaron el plan de promoción comercial Argentina-Brasil 2020-2022

Con el objetivo de incentivar el intercambio comercial con Brasil y diversificar la oferta exportable a ese mercado, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Jorge Neme, y el embajador argentino Daniel Scioli, presentaron hoy los detalles del Plan de Promoción Comercial Brasil 2020-2022 ante casi 300 empresarios y diferentes autoridades de Comercio Exterior provinciales.

Tenemos que ganar un espacio en las góndolas brasileñas, en las industrias de bienes intermedios, en la venta de servicios calificados. Tenemos un conjunto de productos que tienen posibilidad cierta de llegar al consumidor de Brasil. No solamente hablamos de agroalimentos, sino también de indumentaria, de partes para la industria, de bienes culturales, de la creatividad, de la economía basada en el conocimiento, el software y el diseño”, enumeró Jorge Neme en su intervención.

Durante la conferencia virtual, en la que participaron además Fernando Asencio, Subsecretario de Asuntos Nacionales, y Pablo Sívori, Subsecretario de Promoción del Comercio e Inversiones, Neme hizo hincapié en la necesidad de superar “el déficit histórico con Brasil, incrementado en los últimos años, y que en los últimos 15 años lleva acumulado 52 mil millones de dólares”. 

El desafío es ver cómo a través de otra producción industrial con valor agregado y con productos terminados, podemos nivelar esa balanza en los próximos años. Hemos creado el Consejo Público – Privado, con 16 mesas diferentes, y pronto vamos a abrir el Consejo Federal de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior, con todos los gobernadores provinciales, para que el comercio y las políticas de exportación no sólo tengan la promoción necesaria sino también fundamentos institucionales que las hagan sostenibles en el tiempo”, aseguró el funcionario.

El embajador Scioli, en tanto, hizo ante los empresarios un resumen de sus gestiones ante autoridades y cámaras empresariales desde que asumió al frente de la embajada en Brasilia, y en la coordinación de los 10 consulados argentinos distribuidos en el extenso territorio del Brasil.

Scioli reiteró el mensaje transmitido en su reunión de agosto pasado con el Presidente Jair Bolsonaro de parte de Alberto Fernández: “La voluntad de trabajar juntos, la predisposición de encontrarse, dejar atrás los desencuentros y focalizarnos en la agenda positiva”.

 No queremos comprarle menos a Brasil, queremos venderle más”, sentenció Scioli, al explicar que “el 50 % del déficit en la balanza comercial se explica en el intercambio del sector automotriz”, que es donde deben ponerse “los esfuerzos para una mayor complementación productiva en la Argentina”.

El equilibrio no se va a dar de un día para el otro. Este equilibrio que se da últimamente es debido a la caída en las ventas del sector automotriz, y en el que el agro pasó a ocupar el 45% del intercambio”, aseguró Scioli, quien afirmó también que “los números del comercio bilateral se están recuperando, de la mano de los vinos, peras, porotos, además de aluminio, naftas, autopartes y neumáticos”.

El plan de Promoción Comercial Brasil 2020-2022 se sustenta en un trabajo de inteligencia comercial entre la Cancillería y  la embajada argentina en Brasil y la red de consulados, que busca acercar al empresariado argentino información relevante, acciones de promoción, y herramientas que coadyuven a incrementar su presencia en la nación vecina.

Unimos la demanda potencial con la oferta argentina para volcarlo a la acción”, subrayó Scioli al mencionar el relevamiento realizado, a la vez que destacó el trabajo de “once cámaras sectoriales que definieron la oferta exportable”.

 Asimismo, se refirió a la cooperación en materia energética, cuestión en la que ayer se dio un primer paso a través de la formación de una mesa binacional orientada al intercambio de información en lo que hace al petróleo y gas natural.

Como dirigente empresario, esto nos da muestras de una Cancillería presente y nos da vuelta todo lo que veníamos traccionando en los últimos años y en el que no encontrábamos el eco necesario”, mencionó el titular de la Federación Argentina de la Industria Molinera FAIM, Diego Cifarelli. “Con todo el potencial que tenemos como país y con la cantidad de Pymes que tienen ganas de exportar, si la política nos allana el camino podemos lograr una mejor performance y fortalecer nuestra presencia”, aseguró.

Alberto Fernández: “Queremos que la integración con Brasil crezca cada día más”

El presidente Alberto Fernández participó este mediodía, a través de una videoconferencia, del anuncio del proyecto de inversiones de la empresa brasileña Santana Textil para su planta industrial en la provincia de Chaco, que destinará 12 millones de dólares para la adquisición de nueva maquinaria productiva, la incorporación de personal, y la realización de obras de infraestructura interna.

Es muy importante para Argentina que los lazos que nos unen con Brasil estén cuidados, protegidos y promovidos, y queremos que esa integración crezca cada día más”, destacó el mandatario desde la residencia de Olivos, donde estuvo acompañado por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y la subsecretaria de Industria, Julieta Lousteau.

En ese sentido, el jefe de Estado agradeció a las autoridades de la empresa por “confiar en Chaco y Argentina, y por hacer una inversión de esta naturaleza”, y reconoció: “Para nosotros es particularmente significativo porque buscamos empresarios que confíen, inviertan, produzcan, ganen y den trabajo, que es lo que el país está necesitando después de cuatro años de postración”.

Tengan ustedes el compromiso del Gobierno nacional para seguir ayudando en todo lo que podamos hacer para que esa integración sea cada día más fuerte, y que los argentinos y brasileños seamos parte de un mismo sistema de desarrollo que es lo que verdaderamente nos importa”, transmitió el mandatario.

Y aseguró: “Ver que se instala equipamiento nuevo y se genera trabajo potencia a una región muy importante del Chaco que lo necesita y le hace falta”, al tiempo que definió: “Brasil y Argentina tienen un mercado común que debemos explotar mucho más de lo que lo explotamos hoy. Tenemos que trabajar mucho más unidos para lograr ese objetivo”.

Durante la comunicación, el jefe de Estado se puso en contacto con el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich; y los directivos de Santana Textil, Raimundo Delfino Filho; e Igor Rocha Perdigao, que se encontraban en la ciudad brasileña de Fortaleza.

Por su parte, el gobernador de Chaco informó que la empresa Santana Textil garantizará “inversiones extranjeras directas, más empleos, abastecimiento para el mercado interno, lo que es muy significativo para nosotros” y subrayó: “Nuestra intención es seguir aumentando la capacidad instalada y seguir generando más empleo”.

A continuación, Delfino Filho destacó que “todo nuestro equipo en Argentina son trabajadores chaqueños, y esto nos hace felices por todo el trabajo conjunto que realizamos”. En tanto, Rocha Perdigao aseguró: “Queremos seguir aportando al crecimiento del negocio, y el Gobernador siempre nos ayudó mucho para el desarrollo de la empresa tanto en Brasil como en Argentina”.

El proyecto tiene como objetivo la inversión de 12 millones de dólares para la importación de dos nuevas maquinarias productivas desde Suiza; la adquisición de una urdidora, una embaladora de rollos y una máquina de teñir Índigo; y la incorporación de telares para la producción de hilados y tejidos de alta calidad.

Además, prevé la realización de obras de infraestructura complementaria para la ampliación de los espacios de trabajo, montaje y mantenimiento y la adecuación de los servicios de energía, aire y gas.

Estos proyectos permitirán alcanzar una producción estimada de 19.230.000 metros lineales de denim por año, y 4.800.000 kg por año de hilo de algodón Open End, lo que representa un 40 por ciento de producción de tejidos básicos, 40 por ciento de tejidos Modal, y un 20 por ciento de tejidos Premium. También garantizarán la incorporación de 132 personas al área de producción, completando una dotación total de 500 empleados directos.

Santana Textil es una empresa brasileña que en el 2008 inauguró su primera unidad fuera de ese país en la provincia de Chaco. En Argentina, produce tejidos denim para los mercados interno y externo, tanto en sus variantes de 100 por ciento algodón, como en tejidos a partir de hilos elastizados (algodón, poliéster y elastano). Cuenta con un portfolio de más de 120 artículos, y produce hilo de algodón para la confección de gabardinas, sábanas, camisas, lienzos y toallas.

Bolsonaro contra los periodistas

Al menos 245 casos de ataques contra el periodismo, por parte del Presidente de la República, Jair Bolsonaro, ha registrado la Federación Nacional de Periodistas de Brasil (FENAJ), entre enero y junio de 2020.  Así se detalla en el reciente informe que presentó la FENAJ este jueves 2 de julio, en el que se explica que de la cifra global, 211 casos corresponden a actuaciones en descrédito a la prensa, 32 ataques personales contra periodistas y 2 ataques contra FENAJ.

El monitoreo de la FENAJ incluye declaraciones públicas del presidente en sus transmisiones en vivo en su cuenta de YouTube, en una cuenta personal en Twitter, videos de entrevistas grupales frente al Palácio de la Alvorada y transcripciones de discursos y entrevistas disponibles en el portal de Planalto.

Además de los números, los datos muestran que las noticias sobre las acciones del gobierno o la postura del presidente sobre diversos temas convierten a la prensa en su “enemigo”, con la construcción de una narrativa de ataques con el objetivo de promover el descrédito del trabajo periodístico y sobre la credibilidad de la producción de noticias. Algunas veces, el presidente coloca a la prensa y a los periodistas como “enemigos del país”, debido a las coberturas que no le gustan.

Retrospectiva

Entre los meses de enero y la primera semana de marzo, el presidente Bolsonaro se refirió al trabajo de la prensa, en varias ocasiones, como mentirosa, silenciada, sin credibilidad ni confiabilidad, afirmó que la prensa perturba, es una vergüenza, tergiversa, especula, tergiversa, que carece de noticias verdaderas, llama noticias falsas, que destruyen la reputación. En febrero, el periodismo profesional también sufrió ataques misóginos y homofóbicos por parte del presidente.

El presidente incluso llegó a hacer gestos ofensivos a periodistas profesionales que trabajan en la cobertura en frente al Palacio de Alvorada, en Brasilia, y contrató a un humorista para distribuir bananas.

El 10 de marzo fue la primera vez que el presidente Bolsonaro habló sobre la pandemia de coronavirus. Durante un discurso en su viaje a los Estados Unidos, Bolsonaro dice que los medios propagan la “fantasía”. A partir de ese momento, el trabajo periodístico sobre la cobertura de la pandemia es repetidamente el blanco del presidente: dijo que “una gran parte de los medios inflaron este evento para ponerlo en la cima”, asocia la portada del periódico con “buscar el caos” en el contexto de la pandemia, sigue afirmando que el pueblo “fue engañado” por los gobernadores y “gran parte de los medios” en relación con el coronavirus.

En este contexto, los diversos actos públicos como manifestaciones, presenciales, virtuales o en otros espacios o ventanas serían “inventados” o “incentivados” por la prensa, que también sería responsable de “fabricar” las crisis con sus ministros.

En las entrevistas de prensa frente al palacio de la Alvorada, el presidente alienta a los seguidores a actuar hostilmente a la prensa, especialmente a partir del 23 de marzo. En la misma fecha, dijo que las intrigas alimentan el pánico y que los periodistas “insisten en hablar sobre los problemas” que alimentarían estas intrigas, publicando en Twitter anuncios sobre el covid-19 .

El 24 de marzo, hace una declaración en cadena de radio y televisión afirmando que los medios “difundieron exactamente la sensación de temor” y por primera vez asocia el papel de la prensa en el contexto de la pandemia como causante de la “histeria”.

En la misma semana, ataca a los reporteros que realizan la cobertura en el Palacio de la Alvorada, cuestionando la presencia de ellos en el local y si no tienen miedo al coronavirus y repite la asociación con la histeria. El 27 de marzo, Bolsonaro compara a la prensa con un virus “peor que el coronavirus”.

Agresiones contra periodistas

En abril, Bolsonaro llama a los periodistas buitres y dice que trabajan “amontonados”, y que los trabajadores estaban allí precisamente porque eran las condiciones provistas por el gobierno federal. El 10 de abril repite que los reporteros trabajan aglomerados e ironiza que están contrarían los protocolos de salud. Utiliza expresiones como “amigos del virus”, “virus politizado” y esa es la prensa que quiere responsabilizarlo por los problemas relacionados con el coronavirus.

En mayo, el presidente dirigió el ataque contra la prensa relacionando la crisis económica como un efecto del coronavirus, y dijo que la prensa debe “detener estas tonterías y hacer algo serio”.

El 5 de mayo, durante una conferencia de prensa en Alvorada, mandó a “callar” a los periodistas y usa los adjetivos “patifaria” y “canalla” para referirse al contenido de los artículos periodísticos. En la misma semana, ocurrió un episodio sobre haber anunciado un churrasco durante la pandemia para después llamar a los periodistas “idiotas” por creer en “noticias falsas” (“fake news”).

En este período, durante varios días, el presidente usa los espacios de transmisiones en vivo, Twitter, videos en YouTube y pronunciamientos en la Alvorada para dirigir ataques a la red Globo, con el caso del video de la reunión ministerial publicado en su totalidad después de que Sergio Moro dejó el Ministerio. de Justicia.

El 11 de junio, Bolsonaro habla sobre las agresiones físicas contra periodistas en la práctica profesional, como los que ocurren frente a Alvorada, por parte de sus partidarios, y que generaron una reacción por parte de las empresas periodísticas, que retiraron a sus trabajadores de la cobertura: “Si son agredidos, ¡salgan de allí, pues. No estás tan obligados a quedarse allí.

Acceda aquí a la Línea de Tiempo (enero a junio/2020)

Acceda a lista sistematizada sobre las agresiones (enero a junio/2020), en los formatos xlsx y ods

Fuente: FENAJ

El protegido

Buscado por más de un año, Fabrício Queiroz, exasesor del senador Flávio Bolsonaro, fue detenido en la casa del abogado del presidente. Queiroz está acusado de lavado de dinero y vínculo con las milicias de Río de Janeiro.

Por Santiago Gómez Desde San Pablo

La policía civil de San Pablo detuvo el 18 de este mes a Fabrício Queiroz, exasesor del senador Flávio Bolsonaro cuando era diputado provincial de Rio de Janeiro. Está acusado de sacarle dinero a los empleados del gabinete y es investigado por lavado de dinero. Según el portal The Intercept, en base a documentos del Ministerio Público de Rio de Janeiro a los que tuvo acceso, con ese dinero Flávio Bolsonaro financió la construcción ilegal de edificios junto con la milicia local. Queiroz fue detenido en una propiedad de  Frederick Wassef, abogado del presidente Jair Mesias Bolsonaro y su hijo Flávio. Wassef también era abogado de un Adriano de Nóbrega, también ligado a los Bolsonaros y que asesinaron en febrero durante un operativo policial para detenerlo.

Fabrício Queiroz es un expolicía militar de Río de Janeiro de extrema confianza de la familia presidencial, cuyo nombre se hizo famoso antes de que el presidente Jair Mesias Bolsonaro asuma la presidencia. En octubre de 2018 el Consejo de Control de Actividades Finacieras (COAF) identificó movimientos irregulares en cuentas de asesores parlamentarios, entre ellos Queiroz. La cuenta de Queiroz tuvo transacciones por R$ 1,2 millones en el período de un año, entre ellas un cheque de R$ 24.000 para Michelle Bolsonaro, esposa del presidente. El COAF identificó depósitos en efectivo en la cuenta de Queiroz en las fechas en que los empleados legislativos recibían su salario. El volumen de dinero que circuló por la cuenta de Queiroz no coincide con el sueldo de R$ 8.517 que tenía en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro. También se probó que Queiroz pagaba en efectivo la escuela de las hijas de Flávio Bolsonaro.

Tanto Fabricio Querioz como su hija Nathália trabajaban en el gabinete del entonces diputado provincial y hoy senador nacional Flávio Bolsonaro y ambos pidieron la renuncia el mismo día, tras hacerse pública la investigación judicial por presunto lavado de dinero. La justicia investiga un supuesto esquema a través del cual Queiroz le pedía un porcentaje del sueldo a los empleados del gabinete de Flávio Bolsonaro. Según informó el portal The Intercept, en base a documentos sigilosos del Ministerio Público a los cuales tuvo acceso, ese dinero se utilizó para la construcción ilegal de edificios en asociación con las milicias locales.

Según la investigación publicada por Sérgio Ramalho, de The Intercept, Queiroz retenía cerca del 40% del salario de los empleados del gabinete de Flávio Bolsonaro y los transfería a Adriano de Nóbrega, excapitán del BOPE, la brigada de operaciones especiales que hizo famosa internacionalmente la película Tropa de Elite, y con ese dinero se constituyeron constructoras con testaferros de los Bolsonaros en Río de Janeiro. De Nóbrega también hizo parte del proceso de investigación por el asesinato de la concejal  Marielle Franco, tenía como abogado a Wassef, el mismo abogado de los Bolsonaros propietario de la casa donde encontraron a Queiroz. De Nóbrega fue asesinado en febrero pasado en Bahia durante un operativo en el que la policía fue a detenerlo luego de encontrarse durante más de un año prófugo.  

Antes de asumir la presidencia y cuando el caso de Queiroz se tornó público, al ser consultado Jair Mesias Bolsonaro por los R$ 24 mil que recibió su esposa de parte del exasesor de su hijo, el presidente respondió que se debía a un préstamo de R$ 40 mil que le había dado a quien trabajó con Flávio Bolsonaro por más de diez años. En diciembre de 2019, durante una conferencia de prensa, un periodista de O Globo le preguntó a Bolsonaro si tenía   un comprobante del préstamo y el presidente le respondió “Preguntale a tu mamá el comprobante que le dio a tu papá”. El caso Queiroz puede  probar el esquema de corrupción y el vínculo que los Bolsonaro tienen con la milicia de Rio de Janeiro y el asesinato de Marielle Franco.

Detenido después de la salida de Moro

En la conferencia de prensa en la que el exministro de justicia Sérgio Moro anunció su renuncia, el día 24 de abril, justificó la decisión en la voluntad del presidente de interferir en la designación del delegado de la Policía Federal de Río de Janeiro, institución responsable de las investigaciones criminales en la que están involucrados sus hijos. Al otro día Bolsonaro dio una declaración a la prensa acompañado de todo su gabinete en la que negó haber querido intervenir en la PF de Rio, aunque señaló que como presidente tenía la potestad legal para hacerlo. Tras las declaraciones de Moro el Supremo Tribunal Federal abrió una investigación y el exministro se presentó a declarar el 2 de mayo en la Policía Federal de Curitiba, donde actuó como juez, y manifestó que había registro audiovisual de una reunión del día 22 de abril, dos días antes de la salida de Moro, en la que Bolsonaro expresó que intervendría en la designación del responsable de la policía federal de Río de Janeiro.

El Supremo Tribunal Federal ordenó la difusión del video de la reunión, el cual según Bolsonaro estaba calificado como secreto, y en el mismo se puede escuchar a Bolsonaro decir que interferiría en la designación del delegado de la Policía Federal de Río de Janeiro porque no dejaría “que jodan a sus familiares y amigos” y que si para eso debía sacar al ministro de justicia lo haría.  El ministro renunció y Queiroz que llevaba más de un año escondido en la casa del abogado del presidente fue detenido.

La detención del excolaborador del senador Flávio Bolsonaro fue realizada por la Policía Cívil de la provincia de San Pablo. Es pública la pelea entre el gobernador João Dória y el presidente, desde que el primero decidió decretar la cuarentena y cierre de comercios, aunque el pasado 18 autorizó la la reapertura de los mismos. Queiroz se encontraba escondido hace más de un año en la ciudad de Atibaia, según informaron los caseros de la propiedad a la policía. En una entrevista que  Wasseff, el abogado presidencial, brindó a Globonews en septiembre pasado declaró que no sabía dónde se encontraba Queiroz porque no era su abogado.

Nerviosismo presidencial

Tras la detención de Queiroz el presidente realizó declaraciones en vivo a través de las redes sociales, en la que se lo pudo ver muy alterado y con sus facciones claramente afectadas por la tensión. Bolsonaro comenzó diciendo que no era abogado de Queiroz para luego defenderlo afirmando que no estaba fugitivo, a pesar de que no se presentaba a la justicia a declarar y su paradero era una incógnita nacional. Bolsonaro cuestionó que se haya realizado una detención “espectaculosa”. Explicó que Queiroz se encontraba en San Pablo por cuestiones de salud, ya que habría sido operado en diciembre de 2018, después de la denuncia, en el Hospital Albert Einstein, uno de los más prestigiosos de la ciudad y donde también fue internado Bolsonaro después del supuesto cuchillazo.  Queiroz con un sueldo que no llegaba a los R$9 mil pagó por la internación $163 mil en efectivo.

La familia presidencial señala que la detención de Queiroz no se trata más que de una operación para afectar a su padre. Lo cierto es que los Bolsonaro tienen muchas razones para preocuparse, así como Queiroz después de lo que le sucedió a de Nóbrega (Paco Urondo).

A %d blogueros les gusta esto: