Con el aporte de Ingeniería, se enciende la primera estufa solidaria

A partir de un proyecto de extensión, se construyó un modelo local de este artefacto que tiene su origen en Neuquén. Fabricado con perfilería de hierro y ladrillos, se puede utilizar con distintos tipos de leña y residuos de poda. La idea es avanzar con el desarrollo de cocinas de gran capacidad de cocción. Participaron alumnos, docentes y no docentes de la UNLP.

Con el objetivo de brindar una opción económica y confiable para la calefacción en hogares de barrios populares, la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) construyó un modelo local de las denominadas estufas solidarias. El primer dispositivo fue instalado en un comedor comunitario de Villa Garibaldi. Fabricado con perfilería de hierro y ladrillos, se puede utilizar con distintos tipos de leña. Cuenta con una doble cámara de combustión que aporta seguridad y eficiencia a la operación. La idea es avanzar con el desarrollo de cocinas que permitan la cocción de grandes cantidades de alimentos.

La iniciativa es un proyecto de extensión acreditado y financiado con recursos propios de la Facultad y donaciones. Juan Francisco Martiarena, secretario de Extensión de Ingeniería, mencionó que la estufa solidaria tiene su origen en la ciudad de Rincón de los Sauces (Neuquén), donde ya funcionan estos modelos. A partir de un trabajo colaborativo con sus promotores, que son docentes y estudiantes de una escuela técnica de esa localidad, se logró obtener una versión local en la UNLP.

La estufa se compone, principalmente, por perfilería de hierro y ladrillos. De su construcción participaron estudiantes, docentes y no docentes de Ingeniería y de la Facultad de Artes. “El tiempo que demanda entre la fabricación y la instalación es de unas 8 horas, aproximadamente. Esperamos que, a partir de mejorar la práctica, podamos lograr optimizarlo. La estufa utiliza madera o leña que se quema en una primera cámara de combustión. Los gases generados pasan a una segunda cámara, donde se siguen quemando gracias al ingreso de aire secundario. Esto hace que se mejore el rendimiento y se logre una combustión más completa (reduciendo la cantidad de residuos tóxicos que se generan en la primera combustión). Estos gases terminan saliendo por un escape que da al exterior del lugar donde se ubica”, detalló el ingeniero.

Según Martiarena, entre las ventajas de este sistema, comparado con artefactos de calefacción a gas, es que permite en primera instancia independizarse de este recurso no renovable. Además, en los lugares que aún no cuentan con infraestructura adecuada para su instalación, se puede atacar el problema de la calefacción en el corto plazo mientras se impulsa el desarrollo de los servicios urbanos. “Otro aspecto interesante es que estas estufas están diseñadas para utilizar cualquier tipo de madera, por lo que se pueden aprovechar residuos de poda que, por esta época del año, son fáciles de conseguir”, destacó.

El primer dispositivo desarrollado por los extensionistas de la UNLP fue instalado en el comedor popular “El Arroyito”, ubicado entre las calles 5 y 537 de Villa Garibaldi. Su construcción demandó una inversión aproximada de 6.500 pesos. Este tipo de estufas están diseñadas para calefaccionar un ambiente mediano.

La finalidad ahora es conseguir más financiamiento para poder fabricar nuevas unidades y destinarlas a otros comedores de la ciudad que más lo necesiten. “Contamos con un equipo de trabajo dispuesto a continuar con la fabricación y la capacitación para hacerlo”, aseguró el secretario de Extensión.

Martiarena adelantó que un nuevo objetivo es realizar adaptaciones al proyecto para construir, además, cocinas populares. “Esta idea surge a partir de indagar en las necesidades que se mantienen y agudizan en los comedores. La propuesta consiste en adaptar la idea de optimización de la combustión doble para generar un artefacto que permita cocinar grandes volúmenes de alimentos y, a su vez, calefaccionar ambientes”, expresó.

Los extensionistas llevan adelante el proyecto con gran compromiso y esfuerzo, trabajando voluntariamente con la comunidad y en el contexto actual de la pandemia.

Prendete: Ganadores de años anteriores contarán sus experiencias a emprendedores y a los inscriptos e interesados de este año

El próximo miércoles 12 de agosto a las 11 hs. tendrá lugar el primer webinar #Experiencia Prendete!, en el cual los ganadores de las ediciones anteriores del certamen contarán los momentos vividos durante y después del certamen.

El evento online tendrá un formato dinámico de 30 minutos de duración, con preguntas y respuestas, coordinado por el Director Ejecutivo de ARCAP, Juan Manuel Giner Gonzalez,  y se realizará a través de la plataforma Meet. Los interesados podrán sumarse a través de este enlace: https://meet.google.com/khk-svvz-cmz La propuesta es abierta a toda la comunidad, sin requerir inscripción previa.

Los ganadores además de contar su experiencia, brindarán consejos para aquellos que están interesados en participar con sus proyectos en esta nueva edición y deseen impulsarlos. Contarán a la audiencia cuáles fueron sus principales desafíos y cómo se desenvolvieron para llegar a ser los ganadores. También nos darán a conocer sus iniciativas y los avances logrados, que con gran esfuerzo y perseverancia fueron logrando.

Participarán de la actividad José Robetto, CEO & Founder de “Ponce”, solución que permite a los productores agropecuarios conocer el estado de los equipos de riego desde cualquier lado del mundo; y Nicolás A. Carbone, investigador integrante de la iniciativa “Mamógrafo óptico”, un novedoso equipo que utiliza luz infrarroja en lugar de Rayos X para la formación de imágenes médicas de los tejidos mamarios, ambos equipos ganadores de la edición 2017. También participarán dos de los ganadores de la edición 2019: Luis Pierpauli, Co-founder and CSO de “Gisens Biotech”, un sensor de detección de biomarcadores humanos que evalúa el estado de pacientes con falla renal; y Sofía Garaguso, Co-founder de “Ovunque”, la primera maltería especializada en granos sin gluten del país.

La convocatoria de la edición 2020 de Prendete está abierta, y los equipos emprendedores tienen tiempo de presentar sus iniciativas de negocio innovadoras hasta el 28 de agosto. Los equipos interesados deberán completar el formulario disponible en  www.prendete.co. La aplicación es sencilla y es una gran oportunidad para quienes deseen llevar sus negocios a un próximo estadio.

Los preseleccionados accederán luego a instancias de formación a través de capacitaciones, mentorías y coaching, de la mano de empresarios y profesionales con experiencia en el desarrollo de negocios. Y finalmente presentarán su “pitch” en el evento final #Demoday, donde un jurado evaluador, formado por destacadas aceleradoras y ventures partners, elegirá a las iniciativas ganadoras. 

Durante todas las instancias podrán acceder a la red de contactos de Prendete, generar nuevos vínculos y ampliar sus horizontes, lo cual es crucial para el crecimiento de un emprendimiento.

Los premios para los ganadores consisten en un viaje a Silicon Valley durante una semana con agenda completa de actividades y reuniones para impulsar sus negocios, acceso a horas de mentorías con importantes venture partners de Silicon Valley y nacionales y acceso a los beneficios de AWS Activate. Como novedad, este año, Prendete hará una fuerte apuesta al sector Agtech, brindando un premio especial para la mejor iniciativa del sector Agropecuario.

Todos los voluntarios que recibieron la vacuna rusa contra el covid-19 desarrollaron inmunidad

Así lo confirma la revisión médica final de cada participante. Todos los voluntarios que recibieron la nueva vacuna experimental contra el coronavirus desarrollada por el Ministerio de Defensa ruso y el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, han presentado claros indicios de inmunidad contra el patógeno.

La Plata, 03 Ago (InfoGEI).- En el hospital militar clínico Burdenko,  Moscú, Rusia, este 3 de agosto se realizó la revisión médica final de los voluntarios que participaron en las pruebas clínicas de la vacuna contra el coronavirus covid-19, llevadas a cabo por el Ministerio de Defensa junto con el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya”, informó este lunes el organismo de Defensa, según el cable de Sputnik.

Los voluntarios regresaron a la institución médica militar —donde se habían llevado a cabo los ensayos con humanos— al cumplirse el día 42 desde que recibieron la inyección para someterse a una revisión exhaustiva, tal y como establece el protocolo del experimento.

Sin efectos adversos

Los resultados de las revisiones han demostrado con claridad la existencia de una evidente respuesta inmunológica obtenida como producto de la vacunación”, aseguran desde el Ministerio de Defensa.

Y precisan que “no se ha detectado ningún efecto secundario o desviación en el funcionamiento del organismo de los voluntarios”.

Además, señalan que estos datos permiten afirmar que esa vacuna contra el covid-19 es segura y posee buena aceptación por parte del organismo.

Vacunación masiva

El pasado sábado, el ministro de Salud de Rusia, Mijaíl Murashko, ministro de Salud de Rusia, ha confirmado que se completó la fase de ensayos clínicos de la vacuna. E indicó que se está preparando el paquete de documentos necesarios para registrar el medicamento.

Se prevé que la vacunación masiva de la población rusa contra la infección por coronavirus empiece en octubre. Los primeros en vacunarse serán los integrantes de colectivos especiales como médicos y maestros.

Habrá más observaciones de pacientes vacunados”, explicó Murashko, quien agregó que la vacunación masiva está prevista para octubre.

25 vacunas en desarrollo

El ministro de Salud también dijo que otra vacuna, desarrollada por el Centro Estatal de Investigación en Virología y Biotecnología Véktor en Novosibirsk, está siendo sometida a ensayos clínicos.  

La semana pasada, el primer ministro de Rusia, Mijáil Mishustin, anunció que en el país 17 organizaciones científicas están desarrollandomás de 25 vacunas distintas contra el nuevo coronavirus.

Hasta el momento, Rusia ha contabilizado 856.264 casos positivos y 14.207 decesos por covid-19. (InfoGEI)Jd

De la mano de ingenieros de la UNLP, levanta vuelo el primer avión eléctrico del país

La Facultad de Ingeniería firmó un convenio con la empresa fabricante de aeronaves Proyecto Petrel S.A. El avión funcionará íntegramente con baterías de litio, una fuente de energía limpia y no contaminante.

Gracias a la experiencia y tecnología de la Universidad Nacional de La Plata, la empresa Proyecto Petrel S.A, la única fábrica nacional privada de aviones de Argentina, pondrá en marcha el primer avión eléctrico del país. La aeronave funcionará íntegramente con baterías de litio, una fuente de energía limpia que no requiere de los combustibles fósiles contaminantes.

El Centro Tecnológico Aeroespacial (CTA) de la Facultad de Ingeniería de la UNLP participará en el rediseño de componentes y partes, y en procesos de certificación para la optimización del avión Petrel 912i. La nave cien por ciento ecológica, se podrá cargar conectada en forma directa a la red eléctrica y tendrá las mismas prestaciones que los modelos convencionales con motor a combustión. 

A partir de la firma de un convenio específico, rubricado entre la UNLP y Petrel, esta compañía podrá desarrollar aeronaves impulsadas por energía eléctrica. Además, el acuerdo incluye el desarrollo de nuevos perfiles aerodinámicos, de vanguardia tecnológica.

 Dada la experiencia de la UNLP en desarrollos de propulsión de vehículos con energías renovables -con baterías de litio-, surgió la necesidad de incursionar en la aplicación de estas tecnologías en la industria aeronáutica”, explicó el decano de la Facultad de Ingeniería, Horacio Frene.

El Petrel 912i es un avión que por su bajo costo de adquisición y de operación se presenta por sus fabricantes como un modelo de instrucción, ideal para jóvenes pilotos que desean sumar horas de vuelo en una plataforma de célula comprobada y con equipamiento de acuerdo a los nuevos diseños de aviones comerciales”, precisó Carlos Antonietti, el gerente comercial de la empresa.

Los responsables del proyecto adelantaron que el CTA-UNLP suministrará el equipamiento y la tecnología para convertir el avión Petrel 912i, de propulsión convencional (combustión interna), en propulsión eléctrica, alimentada íntegramente con baterías de litio.

Por su parte, la Empresa Proyecto Petrel SA proporcionará una unidad de la aeronave con las mismas características de las que están actualmente en operación. Asimismo, aportará aquellas piezas y partes mecánicas que luego requieran ser sometidas a mejoras de adaptación o rediseño.

Dada la ausencia de normativas reglamentarias Nacionales que regulen y permitan la utilización de aeronaves propulsadas con energías renovables alternativas, ambas instituciones nos  comprometimos a solicitar al organismo competente (ANAC) el proceso de matriculación, como aeronave experimental, y el inicio de las acciones para acordar el dictado de las normas regulatorias sobre la utilización de aeronaves propulsadas eléctricamente”, explicó el ingeniero Marcos Actis, vicepresidente institucional de la UNLP y director del CTA.

Este proyecto comenzó a gestarse hace dos años, a partir de un acuerdo entre la UNLP y Petrel S.A, para que los alumnos de Ingeniería puedan realizar la Práctica Profesional Supervisada (PPS) en la planta de la empresa, ubicada en la localidad bonaerense de Gowland, cerca de la ciudad de Mercedes.

Siempre estuvo la idea de poder avanzar con un avión eléctrico, pero además de la tecnología eléctrica que se quiere incorporar, hay otras cosas para trabajar en conjunto con Petrel. Siempre se pueden mejorar los componentes en función de la experiencia. Por eso, la idea es colaborar en la mejora del producto, en el diseño, y en la evolución del actual avión”, detalló Claudio Rimoldi, coordinador del proyecto en la UNLP.

La conversión del Petrel 912 a energía eléctrica, es algo verdaderamente novedoso en nuestro país. “Ahora está previsto enviar una estructura del avión Petrel a la Facultad para empezar a trabajar en reequipar y reemplazar el conjunto moto propulsor actual (motor alternativo, de cuatro tiempos, con una hélice) por un sistema moto propulsor equipado con un motor eléctrico y baterías de litio”, detalló Rimoldi.

La principal ventaja de utilizar litio es que los vehículos funcionan con energías completamente limpias. Además, este tipo de baterías duran cinco veces más que las de plomo y son reciclables. Paralelamente, la alimentación eléctrica del motor no afecta en absoluto el medioambiente, como sí ocurre con los combustibles fósiles convencionales. Así se contribuye a evitar el calentamiento global al reducir las emisiones de gases.

Hay posibilidades que nuestros alumnos participen y estén involucrados en estas tecnologías, sobre todo en lo eléctrico que es lo que está ocurriendo a nivel mundial. Por eso, es muy interesante hacer esta experiencia desde una casa de altos estudios como la nuestra, que está dando el puntapié inicial en este tema”, concluyó Rimoldi.

Avanza el ensayo clínico con suero equino: “Puede ser un elemento muy importante para paliar el impacto de la pandemia”

Mientras el mundo aguarda la llegada de una vacuna para combatir el avance del COVID-19, un equipo científico argentino lleva adelante la investigación del suero equino hiperinmune, el primer potencial medicamento para el tratamiento de la infección del nuevo coronavirus, que ya logró neutralizarlo exitosamente en pruebas de laboratorio.

En diálogo con El Teclado RadioFernando Goldbaum, Director Científico de Inmunova e Investigador superior del CONICET, contó los detalles del tratamiento que tiene una capacidad de neutralizar el virus 50 veces mayor que el promedio del tratamiento con plasma.

Son anticuerpos con capacidad neutralizante que le impiden al virus entrar a la célula y replicarse”, explicó el hombre. Y profundizó: “Este es un ensayo clínico riguroso y controlado que empezó el viernes en distintos centros médicos. La semana que viene vamos a incorporar 10 o 15 hospitales públicos y privados en el AMBA y gran La Plata”.

Goldbaum adelantó que, en caso de que el ensayo sea exitoso, el suero podrá suministrarse a pacientes en estadios moderados o graves y evitar así que sus cuadros clínicos empeoren. Aclaró, en ese aspecto, que el producto “es terapéutico y puede usarse cuando el paciente ya está infectado. No es preventivo como una vacuna”.

El científico contó además que, aunque ambos coinciden en que son métodos de inmunización pasiva, a diferencia del tratamiento con plasma, el suero hiperinmune tiene la ventaja de no tener que estar a la espera de un donante y, además, en pruebas in vitro realizadas hasta el momento, mostró una capacidad neutralizante 50 a 100 veces mayor que el plasma.

El estudio clínico comenzó en cuatro centros de salud el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA): el Sanatorio Güemes, el Hospital Pirovano, el Hospital Cuenca Alta-SAMIC y el Instituto Médico Platense. Luego se sumarán los ensayos en más de diez hospitales y clínicas de obras sociales del AMBA.

Pero, ¿cómo puede un paciente ser tratado con este suero?: “Abrimos centros de investigación en diferentes sanatorios u hospitales y, el médico a cargo, ofrece a los pacientes la posibilidad de entrar a este estudio. Esto se hace de forma voluntaria, se firma un consentimiento y ahí se le suministra el suero”, especificó.

El investigador habló, además, sobre el encuentro que su equipo de trabajo mantuvo con el presidente Alberto Fernández pocas horas atrás. “El presidente fue muy cálido, muy afectuoso. Nos transmitió la expectativa que tienen la sociedad en que esto funcione”.

Es una caricia al alma que a este equipo de 70 u 80 personas nos llegue el reconocimiento de la máxima autoridad del país. Obtener el reconocimiento público y el apoyo del Estado nos alienta para seguir trabajando”, concluyó.

Cuenta regresiva: ingenieros de la UNLP le toman la temperatura al SAOCOM 1B

Con gran expectativa, los ingenieros de la Universidad Nacional de La Plata que participaron de la construcción del SAOCOM 1B comienzan a palpitar su lanzamiento. Cinco de ellos, además, forman parte de los simulacros de despegue y estarán durante la cuenta regresiva, desde la sede de la CONAE, en la Ciudad de Buenos Aires. El segundo satélite argentino con tecnología de radar será enviado al espacio, entre el 25 y el 30 de julio, por un cohete Falcon 9 de la empresa estadounidense SpaceX, desde la estación espacial de Cabo Cañaveral.

En los últimos días se iniciaron las pruebas de funcionamiento y estado de salud del satélite, así como operaciones de integración y encapsulado dentro de la cofia del lanzador. El despegue estaba previsto para marzo pasado, pero fue suspendido por la pandemia de coronavirus. Su puesta en órbita será clave para la producción agrícola, ya que permitirá medir la humedad de los suelos y alertará sobre potenciales inundaciones, entre otros servicios.

Una vez que se encuentre en órbita, desde el Centro de Control de Misión ubicado en el Centro Espacial Teófilo Tabanera, de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, en Falda del Carmen (Córdoba), se realizará el monitoreo constante del satélite. Allí se recibirán sus primeras señales de funcionamiento en el espacio y se deberán chequear todas las variables con el apoyo de los equipos apostados en dos salas de soporte, una en la sede de la CONAE de Buenos Aires y otra en la de INVAP, en Bariloche.

El SAOCOM 1B comenzó a ensamblarse en 2015 y superó todos los ensayos ambientales, que consisten en simular las condiciones que sufrirá en la etapa de despegue dentro del vehículo lanzador a través de pruebas de vibración, termovacío y de compatibilidad electromagnética. Dentro de estos ensayos, también se incluyó uno de los más complejos que es el de despliegue de los paneles de la antena de 35 metros cuadrados, que está integrada al satélite. En este aspecto, el aporte del Grupo de Ensayos Mecánicos y Aplicados (GEMA) de la Facultad de Ingeniería de la UNLP fue fundamental ya que consistió en el diseño, análisis y control térmico de la antena SAR (Radar de apertura sintética).

Esta antena es el instrumento que los satélites SAOCOM 1A y 1B poseen para llevar a cabo su misión. Está formada por cinco paneles que, una vez desplegados en órbita, desarrollan una superficie de 10 metros de largo por 4 de ancho aproximadamente”, detalló Pablo Ringegni, director del GEMA.

El ingeniero aeronáutico indicó que el desempeño funcional de esta antena es extremadamente dependiente de su planitud, por lo que debe procurarse minimizar las deformaciones (contracciones y/o dilataciones) que se producen en la misma a causa de las temperaturas que adquiere en órbita en diferentes zonas radiadas por el Sol, la Tierra o el espacio profundo. “Se trata de analizar y diseñar el control térmico de la antena para que esta permanezca dentro de cierta planitud requerida que asegure su mejor desempeño”, explicó.

Días atrás se llevó a cabo el rehearsal, que “es un ensayo que se hace en el escenario real de trabajo, simulando el lanzamiento real. La única diferencia es que los datos que aparecen en nuestras pantallas en vez de venir del satélite provienen de un simulador”, detalló Mariano Martínez, responsable del grupo de Control Térmico del GEMA que participó del simulacro.

Esta experiencia debía hacerse en el Centro Espacial Teófilo Tabanera. Así se hizo para el SAOCOM 1A y, en febrero, para el SAOCOM 1B, pero dada la situación coyuntural por la pandemia el grupo total se dividió en tres: una parte se quedó en Córdoba, otra en Bariloche y un sector en Buenos Aires. En este último grupo se encuentran los ingenieros de la UNLP.

Técnicamente, lo que se hizo fue simular desde unas cuatro horas antes del lanzamiento hasta la finalización del despliegue de la antena SAR, que es el principal instrumento del satélite. “Nosotros controlamos las temperaturas de los distintos sistemas de despliegue y damos la aprobación para que se inicie cada paso. Todo esto se debe a que, como la antena es muy grande, en el lanzamiento tiene que ir plegada para entrar en el lanzador. Está compuesta por siete paneles que, una vez que el satélite está en órbita, hay que desplegar”, explicó Martínez.

En estos días, los integrantes del grupo de Control Térmico del GEMA se encuentran monitoreando temperaturas de manera remota, desde sus casas. En tanto, el último simulacro se realizará con telemetría real del satélite, el cual ya se encuentra sobre el cohete Falcon 9. “Es un simulacro de la cuenta regresiva del lanzamiento. Para la verdadera cuenta regresiva nosotros vamos a estar ahí, en la sede de la CONAE en Buenos Aires, y también durante el despliegue de la antena radar, que se puede extender hasta el día siguiente”, señaló la ingeniera Sonia Botta, que forma parte del equipo junto a Juliana Rodríguez Sartori, Lucía Schallibaum, Darío Belardinelli y Mariano Martínez.

Un trabajo integral

Para el desarrollo del SAOCOM 1B un equipo del GEMA se ocupó de construir modelos de la antena y realizar una gran cantidad de análisis y simulaciones a través de softwares específicos de control térmico. Se trabajó en el diseño y ubicación de radiadores, mantas térmicas y calentadores en diferentes zonas de la antena. También se realizó la confección de varios procedimientos de ensayo de desarrollo y validación de modelos, tanto de componentes como de paneles de la antena y de la misma antena completa.

En este sentido, se llevaron adelante varias campañas de ensayos con el objeto de ir validando los modelos numéricos que se fueron desarrollando a través del proyecto. Estas pruebas se realizaron con la participación de varios integrantes del GEMA, entre ellos, ingenieros especialistas, técnicos y pasantes de la carrera Ingeniería Aeroespacial, en instalaciones del laboratorio IABG de Alemania, en dependencias de la CONAE en Córdoba, y en la sede de INVAP en Bariloche.

Al igual que su gemelo que se lanzó en octubre de 2018, el SAOCOM 1B se utilizará para medir la humedad del suelo; desarrollar guías de crecidas de los ríos; alertar sobre inundaciones; brindar datos de navegación; dar soporte al agro para la fertilización y la fumigación y detectar desplazamientos del terreno, acuíferos, derrames de petróleo y pesca ilegal.

Además de las tareas mencionadas, otro equipo del GEMA tuvo a su cargo el análisis, diseño, ensayos, confección y adecuación e integración del hardware térmico, en este caso las mantas térmicas (MLI), que recubren los paneles de la antena SAR y sus mecanismos de despliegue. Este grupo trabajó de manera conjunta con los encargados del control térmico para lograr alcanzar los requerimientos establecidos para la antena SAR. Para la ejecución de gran parte de estos trabajos se utilizaron las dos salas limpias que se disponen en la Facultad de Ingeniería.

En tanto, en el área mecánica estructural, un tercer equipo del GEMA llevó a cabo el diseño y análisis estructural de diversos componentes de la antena SAR, entre ellos las cajas de electrónica que posee la antena (estos son los módulos CTR), antenas de transmisión de la plataforma del SAOCOM y diferentes estructuras soporte de tierra que fueron empleadas en las etapas de integración y ejecución de ensayos térmicos y estructurales de desarrollo. También se realizó la construcción e integración de diferentes estructuras y dispositivos con estándares aeroespaciales como demanda la industria. Las actividades se desarrollaron en instalaciones del Grupo de Ensayos de la UNLP.

Por su parte, Marcos Actis, director del Centro Tecnológico Aeroespacial (CTA) de la Facultad de Ingeniería de la UNLP, del cual forma parte el GEMA, destacó que “estos proyectos les proveen a nuestros investigadores una experticia y conocimiento esenciales para volcarlos en la industria nacional y ponerlos al servicio del sistema productivo. Son experiencias muy valiosas para todos los que formamos parte ya que, además de participar de este proyecto de tamaña envergadura, logramos herramientas concretas para brindarle a la industria, como por ejemplo a la automotriz o de ferrocarriles, entre otras”.

Desarrollan un novedoso modelo para determinar la aptitud de terrenos en la realización de obras

Se trata del trabajo final presentado por cuatro estudiantes que se recibieron de ingenieras agrimensoras en la UNLP. La defensa virtual cerró con un broche de oro: obtuvieron 10 de calificación. El modelo combina información topográfica y procesamiento de imágenes satelitales. Puede ser de gran utilidad para proyectos civiles o de ingeniería.

Agustina Casal, Camila Cuello, Agustina Di Paola y Brenda Sechet son las jóvenes egresadas de Ingeniería que presentaron el trabajo final. Consistió en la generación de un Modelo Digital de Elevaciones (MDE) con imágenes satelitales y ajuste planimétrico, utilizando rasgos topográficos característicos del terreno. Estos modelos, precisamente, se generan para representar la superficie topográfica de la Tierra. Son de gran utilidad, por ejemplo, para determinar si una zona, por su relieve y morfología, es apta o no para la construcción de una obra.

Los MDE consisten en una grilla agrupada de píxeles a los cuales se les asigna un valor de altura respecto de un plano de referencia. El uso de estos modelos en el ámbito de las ciencias de la Tierra, y en particular de la agrimensura, resulta cada vez más frecuente debido al creciente potencial analítico que ofrecen muchas herramientas de software, que permiten generar productos de valor agregado, tales como curvas de nivel, mapas de pendientes, redes de drenaje y cuencas visuales, entre otros.

El trabajo de las ingenieras, bajo la dirección del agrimensor Leandro Soto,  consistió en el planteo de una metodología para el procesamiento de imágenes SAR que permitió la generación de un Modelo Digital de Elevaciones. Dichas  imágenes fueron obtenidas de la plataforma Sentinel 1B.

La misión satelital Sentinel-1 tiene como objetivo la vigilancia de la Tierra y los océanos. Está compuesta de dos satélites de órbita polar que operan de día y de noche y realizan imágenes de radar, lo que les permite tomar capturas en cualquier condición meteorológica.

El área de estudio elegido por las jóvenes para llevar adelante el trabajo fue “Sierra del Gigante”, ubicado en la provincia de San Luis, a 70 km al Noroeste de la capital, Departamento de La Calera. El área abarcada es de unos 120 km2 y está comprendida entre las coordenadas 32°49´ y 32°55´ Sur, y los 66°56´ y 66°48´ Oeste.

 Una vez obtenido el producto, procedimos a la validación de la calidad geométrica resultante, a través de la correlación de rasgos topográficos característicos, así como también su respectivo control y ajuste altimétrico. Con calidad geométrica nos referimos a si el producto que logramos es óptimo en cuanto a su posición horizontal, coordenadas X e Y. Para eso, obtuvimos redes de drenaje del modelo y analizamos si se correspondían con las que existen en el terreno (obtenidas de una imagen óptica). Finalmente, llegamos a la conclusión que, por la coincidencia que existe entre ambos no fue necesario realizar ajuste planimétrico”, explicaron las ingenieras.

Por último, las recién graduadas presentaron algunas aplicaciones prácticas que pueden llevarse a cabo y que son de gran utilidad para determinar la viabilidad de proyectos civiles o de ingeniería. Se trata de curvas de nivel, mapa de pendientes y un modelo tridimensional, desarrollados mediante un software.

El ingeniero Jorge Sisti, profesor titular de la Cátedra de Trabajo Final de Ingeniería en Agrimensura, destacó que las jóvenes “hicieron una brillante exposición”. Como dato relevante, agregó que “a 110 años de los primeros agrimensores egresados de la UNLP, se produjo la primera promoción por defensa virtual en la carrera”.

Sisti subrayó que “el tema elegido para el trabajo final es la primera vez que se lo desarrolla en una carrera de grado en todo el país. Por eso, es un motivo de orgullo para nosotros y para toda la Facultad”.

Las jóvenes profesionales coincidieron en que, a pesar de la situación particular de la pandemia, durante la defensa del trabajo final pudieron contar con el apoyo de sus familias y amigos a través de una plataforma virtual. Agustina Di Paola es de Lobos; Camila Cuello, de Tordillo; Agustina Casal y Brenda Sechet de La Plata. La  exposición contó con 114 participantes. “Si bien no fue como imaginamos desde un principio, vivimos un momento muy emotivo, en dónde las emociones estuvieron a flor de piel. Esto además fue posible gracias a un equipo de grandes profesores que estuvieron dispuestos en todo momento a ayudarnos”, concluyeron las ingenieras agrimensoras.

El desafío de recargar combustible alrededor de la Luna

Sonia Botta fue distinguida por la Universidad de Leicester, en el Reino Unido, por su tesis sobre análisis de trayectoria y mecánica orbital. La joven, de 26 años, trabaja en el Centro Tecnológico Aeroespacial de la Facultad de Ingeniería. A fines de julio participará del lanzamiento del satélite SAOCOM 1B.

Desde muy chica, Sonia Botta soñaba con construir “cosas” que fueran al espacio. A principios de 2004 leyó en un ejemplar de la revista Genios que la sonda Cassini-Huygens había obtenido imágenes de Saturno. “Fue mi momento Apolo. Ahí decidí que quería dedicarme a esto”, cuenta la ingeniera aeronáutica egresada de la Universidad Nacional de La Plata.

Con 26 años de edad, la joven nacida en Ranelagh, está viviendo su sueño. A principios de año fue distinguida por su desempeño excepcional en la Universidad de Leicester, en el Reino Unido, donde realizó un Master en Ciencias. Obtuvo un 84% de puntaje, el promedio más alto de su promoción. Además su trabajo final fue calificado como “sobresaliente” por la tradicional casa de estudios. Su tesis consistió en investigar acerca de las trayectorias más óptimas para el reabastecimiento de combustible alrededor de la Luna.

En estos días, la ingeniera tiene puesta su atención en lo que será un nuevo hito histórico para el país: el lanzamiento del SAOCOM 1B, a fines de julio, desde Estados Unidos. Su puesta en órbita será clave para la producción agrícola ya que permitirá medir la humedad de los suelos y alertará sobre potenciales inundaciones, entre otros servicios. La operación estaba prevista para marzo, pero se pospuso debido al coronavirus. En la sede central de la CONAE, ubicada en la Ciudad de Buenos Aires, Sonia colaborará con los análisis térmicos y el control de las operaciones de despliegue de los paneles de la antena del satélite en órbita y los primeros ensayos, junto a otros integrantes del Grupo de Ensayos Mecánicos Aplicados (GEMA) de la Facultad de Ingeniería.

En la parte satelital Argentina está muy a la altura del resto del mundo”, asegura Sonia y cuenta su experiencia en Europa. Pasó ocho meses en el Reino Unido, dos en Italia y dos en Francia, puesto que la Universidad de Leicester, junto con el Politécnico di Torino y el ISAE-SUPAERO de Toulouse, integran el proyecto internacional “Sistemas para la Exploración y Desarrollo del Espacio”. El objetivo del programa es desarrollar ideas para el futuro de la exploración espacial.

La ingeniera compartió la experiencia junto a otros 17 estudiantes. “El tema de mi tesis fue el análisis de trayectoria y mecánica orbital. Establecer cuál es el mejor lugar alrededor de la Luna para reabastecerse de combustible. Este proyecto está auspiciado por la Agencia Espacial Europea en colaboración con la NASA”, explica.

Según detalla la magister, que trabaja en el Centro Tecnológico Aeroespacial (CTA) de la Facultad de Ingeniería de la UNLP, estas agencias están discutiendo sobre los nuevos desafíos que deben afrontar para enviar astronautas nuevamente a la Luna, a Marte y hacer vuelos más largos de los que se realizan con la Estación Espacial Internacional.

 “En ingeniería cuando se habla de lo que es ‘mejor’ no siempre es una respuesta única, porque puede depender de muchos parámetros. Con el tema del reabastecimiento alrededor de la Luna pasa algo similar. En mi tesis, prioricé el tiempo de vuelo. Es decir, cuánto tiempo demanda llegar de un lugar a otro y, además, que hubiese algún ahorro de combustible en todo el trayecto. Con estos criterios encontré que las órbitas lunares bajas y otras llamadas DRO, de entre 5.000 y 10.000 km de amplitud, son ‘las mejores’”, detalla la joven. Su objetivo por delante es realizar un doctorado en Estados Unidos o Canadá para continuar con la investigación.

El modelo inglés

Sonia se recibió de Ingeniería Aeronáutica en septiembre de 2017. Fue becaria del GEMA y participó del proyecto SAOCOM 1A. Desde la sede de INVAP, en Bariloche, colaboró como personal de apoyo en los ensayos térmicos que se realizaron al satélite. Luego fue a Inglaterra a cursar la maestría. “Muchos no podían creer que, recién recibida, tenía tres años de experiencia en un satélite que está en el espacio desde 2018. Las oportunidades que a mí y a muchas otras personas nos dio GEMA es invaluable”, destaca.

Para ingresar a la Universidad de Leicester, la ingeniera participó de una selección donde tuvieron en cuenta su perfil como estudiante, el desempeño académico y cartas de recomendación. Además obtuvo dos becas que le permitieron cubrir parte de los gastos. “Con ahorros y manejándome con presupuestos muy bajos me pude mantener y terminarlo”, señala.

En el Reino Unido, los compañeros de Sonia eran más chicos porque en Inglaterra las licenciaturas tienen una duración de entre 3 y 4 años. “Si bien tenían conocimientos de la carrera, por ahí les faltaba comprensión de cómo funciona la industria o sobre la elaboración de un proyecto, habilidades que uno va adquiriendo con la experiencia. Ellos tienen la posibilidad de hacer un trabajo final o una práctica profesional supervisada en una empresa, similar a nosotros, pero son de 4 o 6 meses. Entonces que yo les contase que hablaba con la gente de CONAE por el proyecto SAOCOM y que tenía poder de decisión, siendo estudiante, era algo que los sorprendía”, reconoce. 

Para Sonia, la ventaja de los ingleses es que “ellos cuentan con muchos recursos y tienen mucha experiencia práctica en softwares que en Argentina son imposibles de adquirir, pero en la parte teórica, conceptual, creo que estamos un poquito más arriba. Eso te permite que, cuando te encontrás con los softwares que manejan, no sea tan difícil ponerte al nivel”.

La Universidad de Leicester destacó que la tesis de la ingeniera argentina fue la mejor de todos los años desde que se creó la maestría. “Durante la entrega de diplomas me dijeron que fue sobresaliente. Para mí fue un placer hacerla. La hice con mucha pasión”, resalta.

Satélites cada vez más chicos

Experimentada en la temática satelital, Sonia sostiene que la nueva tendencia es la construcción de satélites cada vez más pequeños, de arquitectura segmentada. “Esto significa que, un satélite de grandes dimensiones como el SAOCOM por ejemplo, se podría hacer con dos, tres o cuatro satélites más pequeños. Esto generaría una cuestión de menos riesgo, porque se puede perder un satélite, pero conservar el resto. Otra ventaja es que los ensayos son más económicos porque se necesitan equipamientos más chicos. Tiene beneficios por todos lados. ¿Cuál es el problema? Que todavía hay muchos desafíos en la parte de la mecánica orbital y de control de estos satélites, porque para que funcione bien tienen que estar todos juntos y mantenerse así. Esto lo controlás con un motor, que tiene una vida útil limitada porque tiene cierto combustible a bordo, o le encontrás la vuelta a la mecánica orbital para que siempre se mantengan en el mismo lugar uno con respecto a los otros. Es un tema que estoy investigando con alguien más de CONAE y es muy interesante”, asegura.

Mujeres con impronta espacial

El 23 de junio se celebró el Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería. Consultada al respecto, Sonia destaca la impronta de muchas mujeres vinculadas a la disciplina y al campo aeroespacial. “De la Facultad de Ingeniería, la profesora Ana Scarabino, que es subdirectora del CTA, es alguien a quien admiro muchísimo. De la NASA, a las ingenieras JoAnn Morgan, que fue la única mujer en la sala de control de lanzamiento de la misión Apolo 11; y a Frances ‘Poppy’ Northcutt, primera en la sala de control de la misión Apolo 8. También a la astronauta italiana Samantha Cristoforetti, por su manera de encarar desafíos”.  

Los análisis y cálculos que realiza Sonia para sus investigaciones son hechos en computadora, sin embargo no descarta aceptar nuevos retos: “¿Ir al espacio? Si bien ser astronauta no es mi objetivo, si me lo ofrecen en el futuro no lo rechazaría. Ahora soy feliz armando cohetes”, concluye la ingeniera.  

Acortando la brecha digital

El Vicepresidente del ENACOM, Gustavo López, habló sobre la inversión que hará el organismo para llevar Internet y servicios TIC a toda la Argentina, y sobre la importancia del fortalecimiento del Sistema Público de Medios, entre ellos, de las radios universitarias.

La Plata, (InfoGEI).- “Lo que encontramos fue una situación de abandono de las políticas públicas, las llevaba adelante el sector privado, aseguró el Vicepresidente del ENACOM, Gustavo López, en diálogo con los periodistas Carolina Torres y José Cáceres, del programa “Pasa de todo”, que se emite por Radio Mestiza, de la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ).

El Estado se fue retirando, eso uno lo ve en la falta de ejecución en los Fondos de Fomento. Fue una decisión política de dejar todo en manos del mercado. Nosotros hemos decidido dar vuelta 180° esa política mercantilista, considerando a la comunicación humana como Derecho Humano básico a la comunicación y a la conectividad”, señaló el funcionario nacional.

En tal sentido, López sostuvo que “Hemos decidido sacar el fin de semana pasado cuatro programas con una inversión directa del ENACOM de 3800 millones de pesos, para barrios populares: la idea es llegar con conectividad a todos ellos, y nos parece que todo tiene que ser en condiciones de igualdad”.

Respecto del segundo programa, indicó que es para conectar escuelas, hospitales y comisarías, es decir, educación, salud y seguridad a través de provincias y municipios; un tercer programa con las zonas de difícil acceso; y un cuarto para la conectividad en lugares próximos a rutas nacionales.

Esto es para cumplir con el derecho a la conectividad, pero también va a generar fuentes de trabajo para empresas que hagan el mantenimiento, pueden ser PYMES, empresas locales. Si todo marcha bien, este año estaremos ejecutando desde el ENACOM obras de infraestructura, nos propusimos como principal objetivo que todo el mundo pueda acceder con los mismos derechos”, destacó López.

Sistema de Medios Universitarios

Nos parece que es fundamental el Sistema Público de Medios, Nacional, Provincial y Universitario; se ha fallado me parece en un programa para articular esfuerzos. El Sistema Universitario no puede estar librado a las condiciones del mercado, o se lo sostiene a través del presupuesto nacional 100% o hay que articular políticas para la producción de contenidos”, subrayó el vicepresidente del ENACOM.

Por último, López reflexionó que “desde el Estado tenemos que pensar en nuevos programas que ayuden a sostener las voces alternativas, además del otorgamiento de licencias. Hoy el problema de la Argentina es la concentración de la opinión. Es un tema muy importante la diversidad y pluralidad de voces como garantía de la libertad de expresión”, concluyó . (InfoGEI)Jd

Alternativas terapéuticas frente al coronavirus

El hospital Mariano y Luciano de la Vega de Moreno es uno de los elegidos para aplicar remdesivir a pacientes con covid-19. Es el único de la provincia de Buenos Aires que integra los 10 centros de salud de Argentina que busca alternativas terapéuticas frente al coronavirus.

El hospital provincial “Mariano y Luciano de la Vega” de Moreno es uno de los 10 establecimientos sanitarios que seleccionado para probar el tratamiento con “remdesivir” en personas internadas por coronavirus. Tras ser autorizada en Estados Unidos y en Europa, ya llegó a nuestro país una primera partida de 1.100 ampollas de esta prometedora droga que se está distribuyendo en los establecimientos y será empleada en 100 pacientes.

Se trata de un medicamento que se había desarrollado para el ébola, pero que como no fue muy útil para este virus, se dejó de investigar. En cambio se descubrió que in vitro el SARS-COV2 era sensible a este antiviral, y entonces se convirtió en una de las primeras drogas en estudiarse para el tratamiento del coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud lleva adelante a nivel mundial el ensayo clínico denominado “Solidarity”, donde se estudia en una escala importante de pacientes varias alternativas terapéuticas para el covid-19. En Argentina, esta iniciativa es instrumentada por el Ministerio de Salud de la Nación, y participan 10 hospitales en cinco distritos del país, que representan una diversidad geográfica y son los que mostraban indicadores más complejos en el momento en que se inició el estudio.

Además del hospital provincial Mariano y Luciano de La Vega, de Moreno, que se sumó al proyecto tras recibir el apoyo de la cartera de Salud bonaerense, el remdesivir se distribuirá en los  hospitales Italiano, Ramos Mejía y Muñiz (Capital), el Nacional Posadas, el Houssay (Buenos Aires), el Perrando (Chaco), Cuyén y Centenario (Santa Fe) y Rawson (Córdoba).

Es una droga que ha demostrado disminuir la cantidad de días de síntomas en infecciones por covid, aunque no ha podido manifestar aún disminución en la mortalidad, y se utiliza en forma endovenosa durante 10 días”, explicó Javier Farina, médico infectólogo del hospital bonaerense ubicado en Moreno que comenzará a probar este tipo de terapia.

El especialista detalló que “en nuestro hospital ya hay 5 pacientes que fueron enrolados para recibir alguna de las ramas terapéuticas para hacerle frente al coronavirus que están dentro de este estudio “Solidarity” de la OMS, si bien 4 de los 5 ya están de alta con buena evolución clínica, cada nuevo paciente internado puede acceder a ser parte del ensayo y recibir remdesivir, medicamento que llegará esta semana al hospital”.

En este sentido se aclaró que para poder sumar a más enfermos por coronavirus al estudio, se lleva a cabo una metodología estipulada que implica la autorización del paciente o de sus familias, lo que se denomina “consentimiento informado”.

A %d blogueros les gusta esto: