Gabo Ferro, el adiós a un artista sensible y multifacético

Gabo Ferro, el adiós a un artista sensible y multifacético

Cantante, autor, compositor, poeta e historiador, Gabo Ferro falleció ayer a los 54 años. Un artista sensible, polifacético, cuya obra supo abordar tanto cuestiones relacionadas con la dimensión existencial como cuestiones relacionadas con lo histórico y social.

Gabo Ferro había nacido el 6 de noviembre de 1965 en Mataderos. Se hizo popular como líder de Porco, la banda que se destacó en el under entre 1992 a 1998 sacando dos discos: Porco en 1994 y Naturaleza muerta en 1998. Luego de dejar el grupo, el cantautor se dedicó a estudiar historia. En 2005 volvió a los escenarios como solista con el álbum Canciones que un hombre no debería cantar.

Gabo Ferro fue reconocido por su faceta de músico pero era de profesión historiador. Además, fue poeta,performer, dramaturgo y docente. Criado en el barrio de Mataderos, se egresó con honores como Profesor de Historia, fue premiado con la Medalla de Oro de la Academia Nacional de Historia, fue magister en Investigación Histórica y obtuvo su doctorado. Fue docente de la Universidad de Buenos Aires, entre otras instituciones. 

Como historiador editó los siguientes ensayos: Barbarie y Civilización. Sangre, monstruos y vampiros durante el segundo gobierno de Rosas (2008), por el que recibió la Mención Honorífica del Fondo Nacional de las ArtesDegenerados, anormales y delincuentes. Gestos entre ciencia, política y representaciones en el caso argentino (2010). En 2015, 200 años de monstruos y maravillas argentinas (Beatriz Viterbo Editora). 

Su faceta de músico comenzó en los años ’90 como cantante de la banda hardcore Porco. Su carrera como solista se inició en 2005 con el disco Canciones que un hombre no debería cantarLuego vendrían Todo lo sólido se desvanece en el aire, en 2006; Mañana no debe seguir siendo esto, en 2007; Amar, temer, partir, en 2008; Boca arriba, en 2009; La aguja tras la máscara, en 2011; La primera noche del fantasma, en 2013;y El lapsus del jinete ciego en 2016. Y las colaboraciones: Nada para el destino, con Flopa y Ral Veroni, en 2008; El hambre y las ganas de comer, con Pablo Ramos, en 2010; El veneno de los milagros, con Luciana Jury, en 2014; El agua del espejo, con Juan Carlos Tolosa, en 2017; e Historias de Pescadores y Ladrones de la Pampa Argentina, con Sergio Ch, en 2018. Su último trabajo, Su reflejo es el lobo del hombre, en 2019. 

Desde la edición de su primer disco solista fue considerado por el público y la crítica como uno de los mejores cantantes y compositores en su género. Ha dado conciertos y recitales en Argentina, América y Europa. 

Con su sello Costurera carpintero ha producido quince discos: ocho de estudio como solista, cuatro en colaboración con otros artistas y tres “piratas”. Además, varios de sus poemas, canciones y cuentos fueron material de trabajo y composición para relatos coreográficos, piezas escénico-vocales, documentales y filmes argentinos ei nternacionales.

Como poeta editó en 2014 Costurera carpintero, antología de las letras de sus canciones (La marca editora), en cuyo prólogo la poeta Diana Bellesi afirma:

“La poesía de Gabo Ferro es la poesía de un mago. Alguien que puede hacer de las palabras siempre algo imprevisto. Hablar del mal y convertirlo en bien, hablar del bien y convertirlo en dolor, hablar de la muerte y transformarla en sembradora, en dadora de vida. Por eso, en sus poemas suceden cosas extraordinarias”.

En 2015, publicó Recetario panorámico elemental fantástico y neumático (Ciclo 3).Participó en los Festivales Internacionales de Poesía de Córdoba y Rosario, Festival Latinoamericano de Poesía en el Centro (Buenos Aires), Encuentro de la Palabra, Festival Internacional de Literatura de Buenos Aires (FILBA), Festival POETAS (Madrid).

Ferro recibió distinciones como el premio Clarín Revelación Rock en el año 2006, el Premio Gardel a la Música al Mejor Álbum Canción de Autor en 2014; el Premio Konex como una de las cinco mejores figuras de la década 2005-2015 en Canción de autor. Fue nominado para el Premio Gardel de Oro 2015 y ganó el Premio Democracia en Música en 2016.

Como intérprete, protagonizó diversas óperas y obras para el Teatro Colón de Buenos Aires, el Centro Nacional de la Música, la Primera Bienal de Performance 2015 y el Complejo Teatral Buenos Aires. 

Participó junto a Haydée Schvartz en la puesta de Four Walls de John Cage para el Centro de Experimentación del Teatro Colón de Buenos Aires (temporadas 2009 y 2011), del Festival John Cage y el ciclo Las músicas dentro de la música con obras de Berio, Dowland y Gandini, entre otros.

En 2014, fue protagonista de la ópera Ese grito es todavía un grito de amor sobre textos de Roland Barthes con Música y Libreto de Gabriel Valverde, Dirección Musical de Juan Carlos Tolosa y Regie de Rubén Szuchmacher. En 2015 estrenó junto a Emilio García Wehbi ARTAUD: lengua ∞ madre en BP.15 Bienal de Performance, sobre el universo y la obra de Antonin Artaud y Ediciones Documenta realizó una cuidada edición del texto de esta performance. También en ese año Gabo presentó Espacio contra el estallado en el Teatro Payró, un recorrido por su discografía con puesta en escena de Rubén Szuchmacher. En 2016 Gabo estrenó dos obras performáticas, Diabólico. La partitura y el mapa, compuesta junto con el coreógrafo y bailarín Pablo Lugones y Derivas de La Tempestad que se presentó en Kermesse Shakespeare 2016. En 2017 protagonizó la ópera contemporánea El astrólogo, con música y libreto de Abel Gilbert y dirección de Walter Jakob. En 2019 fue declarado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires por la Legislatura porteña. 

A %d blogueros les gusta esto: