Bolsonaro contra los periodistas

Bolsonaro contra los periodistas

Al menos 245 casos de ataques contra el periodismo, por parte del Presidente de la República, Jair Bolsonaro, ha registrado la Federación Nacional de Periodistas de Brasil (FENAJ), entre enero y junio de 2020.  Así se detalla en el reciente informe que presentó la FENAJ este jueves 2 de julio, en el que se explica que de la cifra global, 211 casos corresponden a actuaciones en descrédito a la prensa, 32 ataques personales contra periodistas y 2 ataques contra FENAJ.

El monitoreo de la FENAJ incluye declaraciones públicas del presidente en sus transmisiones en vivo en su cuenta de YouTube, en una cuenta personal en Twitter, videos de entrevistas grupales frente al Palácio de la Alvorada y transcripciones de discursos y entrevistas disponibles en el portal de Planalto.

Además de los números, los datos muestran que las noticias sobre las acciones del gobierno o la postura del presidente sobre diversos temas convierten a la prensa en su “enemigo”, con la construcción de una narrativa de ataques con el objetivo de promover el descrédito del trabajo periodístico y sobre la credibilidad de la producción de noticias. Algunas veces, el presidente coloca a la prensa y a los periodistas como “enemigos del país”, debido a las coberturas que no le gustan.

Retrospectiva

Entre los meses de enero y la primera semana de marzo, el presidente Bolsonaro se refirió al trabajo de la prensa, en varias ocasiones, como mentirosa, silenciada, sin credibilidad ni confiabilidad, afirmó que la prensa perturba, es una vergüenza, tergiversa, especula, tergiversa, que carece de noticias verdaderas, llama noticias falsas, que destruyen la reputación. En febrero, el periodismo profesional también sufrió ataques misóginos y homofóbicos por parte del presidente.

El presidente incluso llegó a hacer gestos ofensivos a periodistas profesionales que trabajan en la cobertura en frente al Palacio de Alvorada, en Brasilia, y contrató a un humorista para distribuir bananas.

El 10 de marzo fue la primera vez que el presidente Bolsonaro habló sobre la pandemia de coronavirus. Durante un discurso en su viaje a los Estados Unidos, Bolsonaro dice que los medios propagan la “fantasía”. A partir de ese momento, el trabajo periodístico sobre la cobertura de la pandemia es repetidamente el blanco del presidente: dijo que “una gran parte de los medios inflaron este evento para ponerlo en la cima”, asocia la portada del periódico con “buscar el caos” en el contexto de la pandemia, sigue afirmando que el pueblo “fue engañado” por los gobernadores y “gran parte de los medios” en relación con el coronavirus.

En este contexto, los diversos actos públicos como manifestaciones, presenciales, virtuales o en otros espacios o ventanas serían “inventados” o “incentivados” por la prensa, que también sería responsable de “fabricar” las crisis con sus ministros.

En las entrevistas de prensa frente al palacio de la Alvorada, el presidente alienta a los seguidores a actuar hostilmente a la prensa, especialmente a partir del 23 de marzo. En la misma fecha, dijo que las intrigas alimentan el pánico y que los periodistas “insisten en hablar sobre los problemas” que alimentarían estas intrigas, publicando en Twitter anuncios sobre el covid-19 .

El 24 de marzo, hace una declaración en cadena de radio y televisión afirmando que los medios “difundieron exactamente la sensación de temor” y por primera vez asocia el papel de la prensa en el contexto de la pandemia como causante de la “histeria”.

En la misma semana, ataca a los reporteros que realizan la cobertura en el Palacio de la Alvorada, cuestionando la presencia de ellos en el local y si no tienen miedo al coronavirus y repite la asociación con la histeria. El 27 de marzo, Bolsonaro compara a la prensa con un virus “peor que el coronavirus”.

Agresiones contra periodistas

En abril, Bolsonaro llama a los periodistas buitres y dice que trabajan “amontonados”, y que los trabajadores estaban allí precisamente porque eran las condiciones provistas por el gobierno federal. El 10 de abril repite que los reporteros trabajan aglomerados e ironiza que están contrarían los protocolos de salud. Utiliza expresiones como “amigos del virus”, “virus politizado” y esa es la prensa que quiere responsabilizarlo por los problemas relacionados con el coronavirus.

En mayo, el presidente dirigió el ataque contra la prensa relacionando la crisis económica como un efecto del coronavirus, y dijo que la prensa debe “detener estas tonterías y hacer algo serio”.

El 5 de mayo, durante una conferencia de prensa en Alvorada, mandó a “callar” a los periodistas y usa los adjetivos “patifaria” y “canalla” para referirse al contenido de los artículos periodísticos. En la misma semana, ocurrió un episodio sobre haber anunciado un churrasco durante la pandemia para después llamar a los periodistas “idiotas” por creer en “noticias falsas” (“fake news”).

En este período, durante varios días, el presidente usa los espacios de transmisiones en vivo, Twitter, videos en YouTube y pronunciamientos en la Alvorada para dirigir ataques a la red Globo, con el caso del video de la reunión ministerial publicado en su totalidad después de que Sergio Moro dejó el Ministerio. de Justicia.

El 11 de junio, Bolsonaro habla sobre las agresiones físicas contra periodistas en la práctica profesional, como los que ocurren frente a Alvorada, por parte de sus partidarios, y que generaron una reacción por parte de las empresas periodísticas, que retiraron a sus trabajadores de la cobertura: “Si son agredidos, ¡salgan de allí, pues. No estás tan obligados a quedarse allí.

Acceda aquí a la Línea de Tiempo (enero a junio/2020)

Acceda a lista sistematizada sobre las agresiones (enero a junio/2020), en los formatos xlsx y ods

Fuente: FENAJ

A %d blogueros les gusta esto: