Ni inocentes ni anacrónicos

Ni inocentes ni anacrónicos

En su segunda intervención durante la LVI Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común (CMC) del Mercosur, realizada de manera virtual, el canciller Felipe Solá dijo que incluso en medio de la pandemia “hay que pensar en la preservación y en la generación de empleo”.

No podemos perder de vista ni la reactivación del tejido industrial y comercial, ni el mercado ni interno ni su asociación con la posibilidad de exportar y garantizar la preservación y creación de empleo, preparando ya, desde ahora, el corto plazo al salir de la pandemia”, afirmó.

Recomendó mirar las exportaciones de alimentos, no porque sean la salida única y definitiva sino “porque están más rápidamente al alcance de la mano que otros sectores”.

Subrayó Solá la postura argentina frente a la agenda de relacionamiento externo del bloque: “Conectarse más y mejor, para nosotros, no es ni abrirnos inocentemente ni cerrarnos anacrónicamente. Consiste en no obligarse por razones ideológicas a una posición u a otra, sino en mirar estrictamente los objetivos nacionales y los objetivos del conjunto, los objetivos del grupo”.

Nosotros ya dijimos que no nos vamos de ninguna mesa de negociación, que mantenemos las negociaciones y que en ellas queremos estar codo a codo con nuestros hermanos del Mercosur”, dijo. Y añadió: “Pero no queremos acelerar. Con pandemia el daño es aún mayor que antes y la incertidumbre continúa”. 

En ese marco, explicó: “Hay dos miradas muy distintas del Mercosur, y las dos son legítimas y dignas de ser discutidas. Una, la mirada argentina, es pensar el Mercosur como un lugar que debe ser integrarse mucho más, dentro de sus países y a nivel del comercio intra-Mercosur y de los flujos de intercambio científico y cultural. También es una mirada argentina negociar con el resto de los países que no integran el Mercosur.”

Explicó que primero debe producirse un aumento de la integración “en todo el sentido de la palabra (física, cultural o comercial) para hacer más sólidas nuestras economías, mientras nos preparamos para alcanzar un nivel tecnológico mayor”.

Hay otra mirada que ve al Mercosur como plataforma para buscar la inversión de las cadenas de valor globales”, contrapuso. “Esa mirada piensa que ya estamos listos y que podemos constituirnos en plataforma.”

El canciller argentino recogió palabras de su par brasileño Ernesto Araújo cuando éste exhortó a comerciar más con México y las naciones del Caribe y de América central.

Dijo Solá sobre el acuerdo con la Unión Europea: “Es estratégico para ellos y va más allá de lo comercial. Por eso debe ser aprobado por los parlamentos. De ellos y nuestros. Es un acuerdo entre dos espacios regionales que tienen como ningún otro caso a nivel global una gran y amplia agenda de coincidencias, en valores y en instituciones y sociedades democráticas, en materia de plena vigencia de los derechos humanos, de igualdad de oportunidades sin distinción de raza, de culto, de género, de posición social y cultural. Y ahí está uno de sus activos más fuertes del acuerdo. Tenemos mucho para ganar con equilibrio y cooperación. Un acuerdo de asociación; no un acuerdo comercial solamente”, concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: