Perón y la comunicación

La pandemia nos invita a pensar en el futuro; nos abre a la posibilidad de poner en vigencia ideas innovativas que vayan en contra de la dirección que nos puso en este trance. Ideas que contradigan el dogma neoliberal, de un mundo sin estados nación, sin regulaciones y que habilita a un puñado de megacapitalistas a enriquecerse cada día más. Escribe Néstor Piccone* Que ponga en cuestión concretamente una concentración económica que además se promueve como destino único a través de un sistema de  comunicación a escala planetaria que se consolida a través de una información controlada y promovida en todos sus formatos y plataformas, desde las redes hasta los medios más tradicionales, en perjuicio de los pueblos y de los Estados Nación. A 46 años de la muerte del General Juan Domingo Perón no está demás hacer un racconto breve de las políticas públicas impulsadas durante sus gobiernos. En el marco del Plan Quinquenal el peronismo  promovió y promulgó la primera  Ley de Radiodifusión aprobada por el Congreso Nacional. Fue en el año 1953 y llevó el número 14.241. Dos ideas fuerza de las políticas de comunicación del primer peronismo permitieron considerar a los medios como un servicio público

seguir leyendo

¿Hacia dónde vamos?

Lo primero que se me viene a la cabeza cuando veo el calendario es que la pandemia ya tiene su propio pasado.  Han pasado tantas cosas en estos 100 días que si pensamos en marzo, cuando comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, parece que fuera otra realidad. El cierre de las escuelas, el aplauso de cada noche a los médicos y las imágenes devastadoras de Italia y España quedaron muy atrás y sin embargo son parte de este proceso inédito. Por Alejandra Lordén * Hay un hilo conductor que nos atraviesa desde el comienzo, cuando surgieron las primeras recomendaciones para que los adultos mayores no salgan de sus hogares, hasta el día de hoy, que pasamos la barrera de los 50.000 contagiados y los 1.000 fallecidos. Me refiero a la incertidumbre. Tanto la que viene asociada a esta variante nueva de la familia de los coronavirus, como la que propagó un Gobierno que fue diluyendo la confianza inicial que la sociedad le había depositado, por errores autogenerados y víctima de su propia desorientación. Los desempleados, trabajadores informales, emprendedores, docentes, estudiantes, y en realidad, cada familia del país, hace tiempo están navegando en un mar incierto que fuerza a pensar

seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: