El pan nuestro

El pan nuestro

El sábado pasado se realizó la segunda olla popular organizada por el Club Agrario de Urdampilleta donde se entregaron más de 400 porciones de comida. Internos alojados en la Unidad Penitenciaria Nª 17 aportaron la mano de obra para fabricar el pan que acompañó los alimentos. 

En el marco de la Ley Nacional Nº 23.855 de Voluntariado Social y de la Ley Nº 12.256 de la Provincia de Buenos Aires, Felipe, uno de los internos alojados en esta Unidad fabricó 40 kg. de pan destinados a este importante evento solidario.

El interno lo hizo acompañado por un agente penitenciario y cumpliendo con todas las medidas de higiene y protocolos de bioseguridad establecidos en el marco de la pandemia.

Felipe manifestó que piensa continuar con el oficio de panadero y desarrollarlo cuando obtenga su libertad, “algo sabía de la calle, pero ahora que tengo el curso y he podido aprender más sobre panadería voy a dedicarme a esto cuando salga, pero mientras estoy en la Unidad me gusta poder colaborar fabricando el pan para tantas familias que lo necesitan”.

La panadería de la Unidad N°17 cuenta con habilitación municipal desde hace más de dos años, lo cual implica que todos los internos y el personal que trabaja en el sector han obtenido la libreta sanitaria correspondiente tras haber realizado el curso de “Manipulación e higiene de los alimentos” dictado por el Centro de Formación Profesional N°402 en contexto de encierro.

La donación de la mano de obra en la elaboración del pan entregado al Club Agrario fue coordinada y llevada a la práctica a través de la Dirección General de Asistencia y Tratamiento y la Subdirección General de Trabajo Penitenciario junto a la Dirección de la Unidad N°17.

En tal sentido, el Director de Unidad, Prefecto Mayor Mariano Ciancio Gelosi manifestó que “es muy gratificante poder contribuir con otra institución del pueblo que trabaja de manera solidaria y aporta algo tan importante como un plato de comida a mucha gente que por estos días lo está necesitando”.

En esta oportunidad el Club cocinó un estofado que se entregó a más de 400 personas con el pan fabricado en la Unidad y fruta. Mucha gente, entre ellos comercios e instituciones, colaboraron y acompañaron este proyecto que se realiza con un gran trabajo en equipo”, destacó Marcelo Portilla, integrante de la institución deportiva.

La Dirección de la cárcel mantiene a diario una constante y aceitada relación con las instituciones de la localidad y desde su espacio aporta la mano de obra de los internos quienes ante este tipo de iniciativas se muestran muy dispuestos a colaborar con diversas entidades.

A %d blogueros les gusta esto: