Represor acusa a la víctima

Represor acusa a la víctima

La acusación por falso testimonio presentada por el ex militar Martín Sánchez Zinny, contra Bárbara García, la víctima que lo reconoció como integrante del grupo de tareas que hace 43 años secuestró a su madre en el partido bonaerense de San Martin, se encuentra ahora en la Cámara Federal de Casación Penal y en caso de prosperar pondría en riesgo el juicio oral por delitos de lesa humanidad que debe afrontar el represor.

La verdad es que estoy muy preocupada y extrañada. Se trata de una acusación que se presentó en varias oportunidades y siempre fue rechazada, pero ahora llega a Casación y no sé qué puede pasar con una causa que está elevada a juicio”, señaló García en diálogo con Télam.

Se trata de la causa en la que se investigan los secuestros y detenciones de militantes del ERP-PRT y la Juventud Guevaristas relacionados con la imprenta clandestina que esas organizaciones tenían en la localidad bonaerense de San Andrés, donde se imprimían publicaciones como “El Combatiente” y “Estrella Roja”.

El 10 de julio de 1976, un grupo de tareas integrado por Sánchez Zinny, entonces subteniente, secuestró en ese lugar a la madre de Bárbara, Rocío Ángela Martínez Borbolla y a otros militantes del ERP-PRT que permanecen desaparecidos, entre ellos María Cristina Cornou, hermana del cantante Víctor Heredia.

Bárbara, hermana del periodista Camilo García, padeció con 9 años todo ese operativo perpetrado por efectivos del Regimiento 6 de Infantería de Mercedes y asegura que “nunca pudo olvidarse” del rostro de Sánchez Zinny.

Hace tres años, Bárbara declaró como testigo en una causa sobre este operativo que fue instruida por el juez federal Daniel Rafecas.

Me mostraron centenares de fotos de militares que estaban en actividad en 1976 y pude reconocer entre ellos a Sánchez Zinny. Ese día, en el que se llevaron a mi madre a culatazos quedó guardado por siempre en mi memoria y nunca me lo voy a olvidar”, aseveró Bárbara.

En base a esa declaración, Rafecas resolvió el procesamiento y la detención de Sánchez Zinny y otros seis o militares del regimiento de Mercedes y en octubre de 2018 elevó la causa a juicio oral y público.

Pocos días antes de ser aprehendido, el ex militar había presentado en la Feria del Libro “La Alumna del Inglés”, una novela histórica.

Sin embargo, a los pocos meses de estar en Campo de Mayo, el militar sindicado por Bárbara logró el beneficio del arresto domiciliario, al aducir que debía cuidar a su hijo, que tiene autismo.

Sánchez Zinny supo integrar en los primeros años de la recuperación democrática integró el grupo de militares denominados como “carapintadas”, que bajo las órdenes de Aldo Rico y Mohamed Alí Seineldín se sublevó contra los gobiernos constitucionales de Raúl Alfonsín y Carlos Menem.

La verdad es que no estoy tranquila sabiendo que la persona a la que identifiqué como responsable de un delito de lesa humanidad y con tantas conexiones no está detenido. Desde hace tres años que siento que mi seguridad está en riesgo”, relató Bárbara.

Los abogados de Sánchez Zinny denunciaron a la testigo por falso testimonio, al argumentar que “una niña de 9 años no es capaz de identificar a nadie”.

La apelación del militar fue rechazada por el juez Rodolfo Canicoba Corral y también por la Cámara Federal, donde fue apelado y ahora pasó a Casación Penal.

Es un trámite muy costoso y hay que tener muchos recursos para poder impulsarlo en tantas instancias. Creemos que con el rechazo que le dio al recurso Canicoba Corral alcanzaría para que esto no avanzara, pero sigue”, sostuvo Bárbara.

En ese sentido, puntualizó: “Los abogados de Sánchez Zinny parecen actuar con alguna convicción de que en algún lugar les van a dar la razón y la acusación se caerá”(Télam).

A %d blogueros les gusta esto: