Beato Esquiú

Beato Esquiú

El viernes 19 de junio, el papa Francisco autorizó a la Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano a promulgar el Decreto sobre el milagro obrado por el fraile catamarqueño Mamerto de la Ascensión Esquiú , lo que lo convierte en beato.

Luego de que el papa Francisco decretara beato al fraile catamarqueño Mamerto de la Ascensión Esquiú, los comprovincianos celebraron la decisión del máximo pontífice y la provincia se ilusiona con poder organizar la ceremonia de beatificación, paso previo a la canonización.

“Celebramos la decisión del Papa Francisco de avanzar con la promulgación del decreto que beatifica a Esquiú y elevamos una oración a la Virgen del Valle por su intercesión. Ahora solo resta esperar la ceremonia de beatificación, que esperamos sea en poco tiempo más”, dijo el gobernador de Catamarca, Raúl Jalil a través de sus redes sociales.

Guillermo Ferreyra, intendente de Fray Mamerto Esquiú, un departamento catamarqueño de más de 12 mil habitantes que lleva el nombre en honor al fraile, se ilusionó con la posibilidad de celebrar la ceremonia de beatificación en ese lugar.

“Viendo, analizando y soñando con todo lo que se viene, lo que va a ser la ceremonia de beatificación, estamos muy esperanzados de que sea acá en Catamarca en su pueblo natal”, dijo en diálogo con Télam.

El viernes 19 de junio, el papa Francisco autorizó a la Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano a “promulgar el Decreto sobre el milagro, atribuido a la intercesión del Venerable Siervo de Dios Mamerto Esquiú, de la Orden de los Frailes Menores, Obispo de Córdoba (Argentina); nacido el 11 de mayo de 1826 en San José de Piedra Blanca (Argentina) y fallecido el 10 de enero de 1883 en La Posta de El Suncho (Argentina)”, expresa el Boletín de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Fray Mamerto Esquiú nació el 11 de mayo de 1826 en la localidad catamarqueña de San José de Piedra Blanca y falleció el 10 de enero de 1883 en La Posta de El Suncho, fue un fraile, sacerdote, obispo, docente, periodista y reconocido legislador destacado por su encendida defensa de la Constitución Argentina de 1853.

El intendente de la localidad que lleva el nombre de Esquiú indicó: “Es una emoción impresionante conocer la noticia de su beatificación, el sueño de la mayoría de los catamarqueños y argentinos que conocieron la figura de Fray Mamerto Esquiú”.

En otra línea, Ferreyra destacó que la figura del fraile: “La visión social que se le destaca a Fray Mamerto Esquiú en sus valores es la visión social típica del catamarqueño y argentino empezando por la solidaridad, la transparencia, la seriedad, el ser afectuoso porque ya no es de Catamarca solamente, es un beato de todos los argentinos y por supuesto nos enorgullece”, aseguró.

Finalmente, el intendente adelantó que en los próximos días se organizará alguna ceremonia para celebrar la noticia, acorde a la situación que vive el país y respetando todos los protocolos de seguridad e higiene para que Catamarca mantenga 0 casos de coronavirus.

Por su parte, el historiador y biógrafo de Esquiú, el profesor Mario Daniel Vera, que además forma parte del Comisión Esquiú, creada en 1921 y que desde ese momento trabaja por la beatificación y la causa del fraile, en diálogo con Télam se mostró emocionado por la noticia y relató algunos hechos importantes y destacados de la vida del Fraile.

“Fray Mamerto Esquiú fue un hombre que ha sido fundamental en la historia Argentina durante el Siglo 19, pero que es una figura muy importante para los Argentinos del Siglo 21, Pero por sobre todo fue un hombre comprometido con los problemas de su tiempo. Un sacerdote que tenía un ojo puesto en el evangelio y el otro puesto en las necesidades de su pueblo”, aseguró.

Y puntualizó: “Muchos no saben que Fray Mamerto Esquiú fue un hombre que ha contribuido fundamentalmente a la paz de nuestro país con su sermón allá por el 9 de julio de 1853, cuando era el momento de jurar la constitución nacional. Cuando llegaron esos sermones a la entonces ciudad de Paraná que era la capital de la confederación Argentina, el entonces vicepresidente Salvador María del Carril decreto, que ante la profundidad del pensamiento y la concordia que proponía Fray Mamerto Esquiú, editar e imprimir esos sermones y distribuirlo por todo el país”, contó Vera

“Es así como la palabra de Esquiú apaciguó los ánimos en esa tremenda guerra Civil del siglo 19 que dividió a los argentinos y fue protagonizada por Unitarios y Federales, por eso yo lo defino como el Santo de la Unidad de todos los argentinos”, concluyó Vera.

A su vez, el vicepostulador de la Causa de Esquiú, Fray Marcelo Méndez, expresó: “Esta es una gran alegría para todo el país, para América Latina, en el que este hombre de fe, que tanto bien hizo, finalmente, tiene reconocidas no solamente sus virtudes sino también el milagro que obró el Señor por su intercesión”.

En tanto, el Obispo de Catamarca Luis Urbanc, manifestó: “Damos gracias al Sagrado Corazón de Jesús porque en el día en que lo celebramos tenemos esta hermosa noticia de que el Papa haya aprobado todo el trabajo que han hecho los médicos, los teólogos y los cardenales en la Causa de nuestro amado fraile Mamerto Esquiú. Terminó todo el trámite y la beatificación es sólo un paso”.

A %d blogueros les gusta esto: