Lesa Humanidad: el represor Gonzalo Sánchez ya se encuentra en el país

Luego de haber sido detenido en Río de Janeiro el lunes último, el represor Gonzalo Sánchez ya se encuentra en la Argentina para ser enjuiciado por crimines de lesa humanidad. Está acusado de participar de los grupos de tareas de la ESMA durante la dictadura cívico militar y de ser uno de los secuestradores del periodista Rodolfo Walsh.

El departamento Interpol de la Policía Federal difundió el pedido de captura internacional que pesaba sobre Sánchez a través de la publicación de una notificación de índice rojo. Ésta resultó de vital importancia para que Interpol Brasil lo capture en Paraty, una ciudad ubicada entre San Pablo y Río de Janeiro.

La Cancillería argentina trabajó en coordinación permanente con el Ministerio de Seguridad de la Nación para el traslado a nuestro país con el objetivo que fuera puesto a disposición del juzgado federal 12, a cargo de Rodolfo Canicoba Corral. Participó también el Ministerio del Interior a través de la Dirección Nacional de Migraciones.

Tras su llegada a la Argentina, Sánchez fue trasladado a la Superintendencia de Investigaciones Federales, en el barrio porteño de Villa Lugano, donde quedó detenido en forma provisoria.

La extradición del represor argentino se realizó por el paso fronterizo de Puerto Iguazú, donde las fuerzas brasileras lo entregaron con un reporte médico y su correspondiente test de COVID-19.

El operativo estuvo a cargo de la División Investigación Federal de Fugitivos y Extradiciones, departamento Interpol, de la Policía Federal en conjunto con la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Tras su arresto, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil notificó a nuestra embajada en Brasil que Sánchez ya estaba apto para ser extraditado a nuestro país, prófugo en las investigaciones judiciales sobre los crímenes cometidos en el ámbito de la Escuela de Mecánica de la Armada.

Sánchez formó parte de los grupos de tareas de la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA), donde, entre 1976 y 1983, participó de secuestros y detenciones ilegales de personas que, de manera clandestina, eran sometidas a torturas físicas y psíquicas. A muchos de ellos se les provocó la muerte mientras otros continúan desaparecidos.

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.