Un cable de Wikileaks confirma que Estados Unidos le pidió a Macri la detención de Luis D’ Elía

En la fecha el preso político, Luis D’Elía, remitió una nota a los miembros del Consejo de la Magistratura, junto a un documento publicado por Wikileaks, que prueba que la embajadora de Estados Unidos en la Argentina, el 12 de noviembre de 2009, sostuvo con Mauricio Macri una conversación en estos términos: “La Embajadora dijo que había notado en la prensa que un juez había desestimado los cargos contra (el activista social “piquetero” aliado de Kirchner) Luis D’Elia por confiscar una estación de policía a pesar de la fuerte evidencia en su contra, incluida la grabación de video de D’Elia” a ello,  “Macri dijo que consideraba que el fallo judicial era un excelente ejemplo de susceptibilidad judicial a la intimidación, pero también dijo que creía que la decisión sería apelada.”

La nota enviada al Consejo de la Magistratura

Buenos Aires,         de febrero de 2020

Al Sr. Presidente del Consejo de la Magistratura Nacional

Dr. Alberto Lugones
S          /          D

Ref. Cable 1222_a

Tengo el agrado de dirigirme a Ud. efectos de acompañar para su conocimiento y del Consejo de la Magistratura que Ud preside, el Cable 1222_a del 11 de septiembre de 2009, de la Embajada de los EE UU en Buenos Aires a diversos organismos del gobierno de dicha potencia extranjera, entre los que se mencionan: Jefes de Estado Mayor Conjunto | Consejo de Seguridad Nacional | Secretario de defensa | Secretario de estado | Comando Sur de los Estados Unidos (Miami) | Casa Blanca, que llegara al suscripto en fecha reciente.
En el mismo se detalla una reunión de la entonces Embajadora de los Estados Unidos, Vilma Martinez, con el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, en la que la funcionaria interroga al funcionario local, cual superior metropolitano hacia un subordinado colonial, en una clara intromisión en asuntos internos de nuestra nación. También da cuenta el comunicado de la actitud servil del entonces Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, quien lejos de poner límite a los requerimientos inapropiados, brindó cuentas de sus planes políticos, y hasta se quejó frente a la embajadora de que el Gobierno de los Estados Unidos fue “demasiado blando” con el Nacional, en una clara deslealtad con los intereses nacionales por los que cualquier funcionario debe velar. En dicho escandaloso cable, en el punto 4 (C) la embajadora reclamó a quien luego fuera Presidente de la Nación desde el 10 de diciembre de 2015, por la situación del suscripto, en los siguientes términos: “… 4. (C) La Embajadora dijo que había notado en la prensa que un juez había desestimado los cargos contra (el activista social “piquetero” aliado de Kirchner) Luis D’Elia por confiscar una estación de policía a pesar de la fuerte evidencia en su contra, incluida la grabación de video de D’Elia” a ello,  “Macri dijo que consideraba que el fallo judicial era un excelente ejemplo de susceptibilidad judicial a la intimidación, pero también dijo que creía que la decisión sería apelada.”

 El cable que acompaño, fue publicado en el portal Wikileaks, cuya autenticidad nunca fue cuestionada por el Gobierno de los Estados Unidos, y por el cual su difusor Julian Assange se encuentra imputado por el Pentágono de dicho país por la publicación de información clasificada, en un tácito reconocimiento de la legitimidad de los cables difundidos en dicho sitio.

Habiendo accedido a la presidencia el Sr. Mauricio Macri, se desarrolló en nuestro país un proceso de violación de los derechos y garantías de los dirigentes opositores a su gobierno, que tomó la forma de “lawfare” o “guerra judicial”, en el que participaron servicios de inteligencia, medios de comunicación y operadores judiciales, con el resultado de prisiones ilegales que es de público y notorio conocimiento.

En el caso del suscripto, se desarrolló un juicio oral viciado de múltiples violaciones al derecho, en el que se encontraban imputados numerosas personas, y que finalizó con una única condena: al suscripto, por quien el presidente había recibido los reclamos de la embajadora.

No es ocioso recordar que en combinación en los medios de comunicación adictos al “lawfare” fue difundida la falsa información de que en la protesta en la comisaría se sustrajo un cuadro de Quinquela Martín, a fin de exaltar a la población contra el suscripto, hecho este que nunca se verificó en el expediente, ni tangencialmente, pero que sirvió para allanar el camino en la opinión pública para condenarme por haber protestado junto con los vecinos de La Boca, frente al asesinato de Martín Cisneros por parte de un sicario al servicio de la Comisaría 4a, que se negaba a capturarlo, lo que indignó a los vecinos del lugar, y generó la situación que sirvió de excusa para encarcelar al suscripto.

Así las cosas, habiendo aparecido a la luz pública el cable que acompaño al presente, soy un PRESO POLÍTICO, ello certificado por la EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS.

Por lo que pongo el referido cable en su conocimiento, a sus efectos.

Sin otro particular, lo saludo atte

Luis Angel D’ Elía

DNI 12.894.313

El documento publicado por Wikileaks

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: