Legisladores porteños del Frente de Todos acompañaron el reclamo de los metrodelegados en una reunión con autoridades del Subterráneo.

Los legisladores porteños del Frente de todos Claudio Ferreño (Presidente del Bloque), Maria Bielli, Lucía Cámpora, Cecilia Segura, Juan Manuel Valdes, Laura Velasco y Claudio Morresi, recorrieron el Taller Rancagua de la Línea B y acompañaron a los trabajadores en una reunión con autoridades del subterráneo.

Ante la presencia del Presidente de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), Eduardo de Montmollin; el Gerente de Operaciones de Metrovías, Eduardo Domínguez y el jefe de Seguridad e Higiene, Gustavo Bernachea; la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro encabezada por el dirigente gremial, Roberto Pianelli, explicó que viene realizando jornadas de retención de tareas, desde hace casi un año, en los talleres del subterráneo “por la confirmación de presencia de asbesto en el sistema en la que todas las partes intervinientes ya reconocemos”, y reclama el retiro de los coches afectados y un plan de trabajo para el recambio de las formaciones.

Por la presión de los trabajadores, Metrovias y Sbase reconocieron también problemas de salud en trabajadores del subte de la línea B. Se trata de empleados de los talleres a quienes les diagnosticaron placas pleurales. “Sobre un universo de 1200 trabajadores que se realizaron chequeos médicos y 500 que tenemos auditados, alrededor de 18 personas tienen algún problema médico vinculado a la presencia de asbesto. Creemos que hay que ampliar el universo de los trabajadores”, indicaron.

Existe una comisión especializada para tratar la gestión del asbesto en el subterráneo, integrada por especialistas de Sbase, Metrovías, los metrodelegados, Apra, la subsecretaría de Trabajo, la Superintendencia de Riesgo de Trabajo, la Defensoría del Pueblo y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), que confirmó que el problema se extendía más allá de la línea B.

¿Cuáles son los peligros de exposición al asbesto para los trabajadores?

La inhalación de fibras de asbesto por los trabajadores puede provocar serias enfermedades en los pulmones y en otros órganos que pueden no aparecer hasta años después de ocurrir la exposición. Por ejemplo, la asbestosis puede generar una acumulación de tejido de tipo cicatrizal en los pulmones resultando en la pérdida de la función pulmonar, la discapacidad y la muerte. Las fibras de asbesto asociadas con este tipo de riesgo de salud son demasiado pequeñas para ser percibidas a simple vista y los fumadores corren un mayor riesgo de desarrollar ciertas enfermedades asociadas con el asbesto.

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: