Petróleo y tercera guerra mundial

Escribe Sergio Fernández Novoa* desde Neuquén.- El asesinato de Qasem Soleimani por un ataque estadounidense en Bagdad provocó el aumento de la tensión en medio oriente, lo que llevó a una disparada del precio del petróleo.

Si EEUU e Irán entran en guerra definitivamente, el precio del barril podría superar los u$s 100. Ese hecho no significaría para Neuquén una buena noticia, a pesar de ser la mayor productora de petróleo del país.

De seguir la escalada de violencia entre los dos países, los resultados son impredecibles para el Mundo. Desde una Tercera Guerra Mundial, hasta una nueva “Gran Depresión” que frenaría cualquier inversión y profundizaría la recesión que vivimos.

El aumento del barril de petróleo obligaría a las operadoras a aumentar el precio de los combustibles, o al Estado a cubrir ese aumento con más subsidios. Si tenemos en cuenta que las cuentas públicas están en rojo producto de la recesión y la crisis económica que dejó el expresidente Mauricio Macri, es difícil que el subsidio pueda aumentar. Cualquier suba en el precio del combustible potenciará dramáticamente el proceso inflacionario que vivimos.

El asesinato del general iraní Qasem Soleimani, ordenado por Trump y los halcones del Pentágono fue una clara violación de los derechos internacionales. Parece claro que Donald Trump utiliza la tirantez con Irán para evitar el impeachment en EEUU. Lo mismo que Benjamín Netanyahu en Israel.

Una guerra no se puede detener cometiendo un asesinato, como dijo en conferencia de prensa el presidente norteamericano. Las guerras se alimentan de la muerte, mucho más, si esa muerte es de un alto funcionario de otro Estado.

Tengamos en cuenta que de agravarse la situación el petróleo va a subir porque Medio Oriente reducirá su abastecimiento en el mundo. Irán controla el estrecho de Ornuz y un tercio del petróleo que se exporta por vía marítima en el planeta pasa por ese canal. El control de esa posición estratégica será parte del conflicto en la medida que este se agudice. La única puerta de salida del Golfo Pérsico, principal ruta para exportaciones de Arabia Saudita, Irak, Qatar, Kuwait y Baréin se abrirá o cerrará según tiempos y necesidades de Irán.

Otro punto que debemos tener en cuenta es que Irak se convertirá en el tercer productor de petróleo en 2030. El control de esos yacimientos por parte de las dos potencias es determinante para sus intereses presentes y futuros. El litigio también los afecta y pone en riesgo su actual producción. Después de la lucha contra el ISIS, Irán quedó mejor posicionado en ese país. Hoy el Parlamento iraquí pidió la inmediata salida de las tropas estadounidenses. ¿Cumplirá EEUU?

Es necesario insistir, Argentina siempre ha sido un país de paz, de consenso y de búsqueda de hermandad entre los pueblos. Como le escribí ayer al canciller Felipe Solá, nuestro país debe condenar el asesinato de Qasem Soleimani para poder comenzar desde ahí, a encontrar soluciones a este preocupante conflicto iniciado por EEUU. El mundo debe actuar, no puede ser indiferente.

Nuestro país respeta y debe hacer respetar los derechos protegidos en los instrumentos internacionales. Existe una norma en el derecho internacional que ordena a los Estados a respetar los tratados celebrados por ellos: la norma pacta sunt servanda. EEUU, con ese asesinato, violó todos los tratados, derechos, normas, acuerdos y convenios que existen.

Espero que las Naciones Unidas convoquen a una reunión de urgencia para tratar esta pugna entre EEUU e Irán. Estoy seguro que nuestro presidente Alberto Fernández está trabajando para que eso ocurra. Tenemos que encontrar una salida pacífica a esta desavenencia. Y tenemos que denunciar la actitud de Trump para que ningún gobierno o administración repita un acto similar.

*Periodista. Diputado Unidad Ciudadana – Frente Neuquino.

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: