CEPA expresa su posicionamiento respecto al golpe de Estado en Bolivia

CEPA condena de forma contundente el golpe de Estado en Bolivia que se fuera gestando desde la noche de las elecciones y se materializara el 10 de noviembre.

Con el peso sobre los hombros de muchos golpes de estado que han tenido lugar en nuestra historia y han marcado a los argentinas/os social, política y económicamente, CEPA se solidariza con Bolivia y con todo su pueblo; y repudia este nuevo atentado contra la democracia y el orden institucional en América Latina, porque para no ser mudos, hay que empezar por no ser sordos, como señala Galeano.

Los evidentes logros económicos alcanzados por la gestión de Evo Morales evidencian que los motivos del golpe no se hallan en una disconformidad en el bienestar popular. Durante el mandato de Evo Morales, se redujo en 25 puntos la incidencia de la pobreza, disminuyó significativamente la desigualdad, y, con 4%, Bolivia ostenta la desocupación más baja de Sudamérica. Es más, según el Foro Económico Mundial, Bolivia ocupa la posición número 25, mientras que cuando asumió Evo Morales, ocupaba la posición número 87; avance remarcable para una sociedad tradicionalmente patriarcal. Estos indicadores reflejan la inclusión de poblaciones que habían otrora sido invisibilizadas durante siglos. La inclusión social, vino de la mano con éxitos macroeconómicos que son envidia de la ortodoxia; la inflación es de las más bajas de América Latina, el crecimiento promedio del PIB fue de 4.6% y se preveía que Bolivia registraría en 2019 el mayor crecimiento de PBI en la región. Todo esto sin rifar los recursos naturales del país a multinacionales extranjeras.

Así las cosas, el empoderamiento de los invisibles, que constituyen las poblaciones mayoritarias y originarias de nuestro continente, los éxitos económicos rotundos en la gestión de este pueblo indígena han demostrado que Bolivia, tantas veces tildado de país inviable, puede ser un ejemplo para toda América Latina.

Esto parece ser la genuina causa de este golpe de Estado.

Rechazamos enérgicamente el comunicado emitido por la Cancillería argentina, puesto que Bolivia no asiste a ningún “proceso de transición dentro de los marcos de institucionalidad”. Hay un quiebre democrático, persecución, secuestro y apresamiento ilegal de quienes le dieron un lugar de igualdad a los excluidos. La renuncia obligada de Evo Morales, se da para evitar derramamiento de sangre.

Toda América Latina tiene la obligación de defender a sus ciudadanos. CEPA abraza la pueblo boliviano en su lucha por conservar la democracia y alcanzar el desarrollo económico.

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: