Cabaret este jueves en el López Claro

Este jueves 20 de junio el horario de inicio de la función de Cine del Museo López Claro se adelanta hasta nuevo aviso a las 19. Se proyectará el film Cabaret. Las entradas tendrán un valor de 70 pesos para los socios y de 100 para el público en general.

Cuando esta película se estrenó en 1972 se convirtió de inmediato en un suceso, ganó los premios mas importantes y puso en órbita cinematográfica a dos de sus creadores: Bob Fosse (1927-1987) y Liza Minelli (1946). El primero, uno de los mayores coreógrafos de la historia del teatro musical norteamericano, debutó bailando en comedias musicales de Hollywood en los cincuenta para pasar a los escenarios de New York y revolucionar en pocos años todo un género: el musical. Desde allí saltó al cine y realizó una breve e intensa obra entre 1968 y 1983: «Sweet Charity- Dulce Caridad» (1968), «Lenny» (1974), «Comienza el Espectáculo- All That Jazz» (1979) y su obra final «Star 80» (1983). «Cabaret» fue su segundo trabajo y como en el resto, indaga en el mundo del espectáculo y el cine para crear sus films. Desde la primera, que es una versión del clásico de Federico Fellini «Las Noches de Cabiria», pasando por el teatro berlinés de los años veinte y treinta del siglo pasado, la recuperación de un cómico genial y subversivo, su propia autobiografía como artista, hasta la vida y muerte de una modelo de los años setenta. Las cinco forman un breve y magistral mosaico sobre parte de la Cultura del Siglo XX. y hacen de este creador uno de los mas originales (y sub-valorados) de todo el cine norteamericano. Minelli es una actríz y cantante que tuvo su tiempo de esplendor entre su aparición en este film y principios de la década siguiente, cuando estrenó unos pocos títulos entre los que destacan «New York, New York» de Martin Scorsese (1977) y la comedia «Arthur» (1981), junto al cómico Dudley Moore. Su carácter autodestructivo se encargó de frustrar una carrera que comenzó tan brillante (en 1968 y con tres valiosos films anteriores a su consagración con «Cabaret») como resultó ser breve.

«Cabaret» narra una historia que comienza en 1931 en Berlín con la llegada de la joven Sally Bowles desde el exterior para trabajar en la noche de la ciudad, un tiempo hoy mítico de la cultura europea, la Alemania de entre guerras que no solo gestó un movimiento artístico llamado «Expresionismo» sino que también deslumbró a todo el continente con la creatividad musical que emanaba de espectáculos nocturnos desde los escenarios de la capital, cuando todo parecía estar permitido desde el escenario en forma de crítica feroz a todo un tiempo decadente que hacía de ello su merito principal. A través de la música y la danza, los artistas definían su visión del entorno. Sally llega llena de ilusiones para debutar en un espacio donde un maestro de ceremonias subyuga a los espectadores conduciendo un show de danza y canciones provocadoras, que cuestionan a esos propios espectadores que festejan lo mas horrible de su forma de vida sin que se les mueva un pelo. Dos hombres se cruzan en la vida de la muchacha y entre los tres forman el trío mas famoso (probablemente) del cine de inicio de los setenta. El telón de fondo, es el amanecer de unos jóvenes rubios y fuertes que bajo el mandato de otro sin esas características pero con otras mas siniestras, llevaría en pocos años al país, al continente y al plantea a uno de los tiempos mas negros de la Historia. La sombra de Hitler y el Nazismo campea otra vez, y a sus anchas, ante la impasibilidad de la población. Donde toda sombra del pasado parece haber sido cubierta de desmemoria y olvido.

«Cabaret», a casi medio siglo de su estreno, nos invita a reflexionar sobre actitudes y presente. Que «la vida sea un cabaret» como rezaba la promoción del film, o no, es un desafío contemporáneo. El placer experimentado en el interior de una sala de espectáculos no debiera confundirse con la realidad del exterior. Al menos, esto parece decirnos esta inmensa obra, ya un clásico absoluto de la cultura de los años setenta. Aquel tiempo en que muchas cosas parecieron posibles pero fueron abortadas por un poder que jamas aceptó de buena ganas provocaciones a su establecimiento. La música, la danza, la voz de los artistas siguen alzándose como bandera ante la negritud que acecha.

«CABARET» / ídem / EE.UU. / 1972 / Director Bob Fosse / Intérpretes Liza Minelli, Michael York, Helmut Griem, Joel Grey, Marisa Berenson / Color / Inglés y alemán con subtítulos en castellano / Duración 2hs.

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: