Internos de Sierra Chica finalizaron la producción de 30 cunas para donar a la Municipalidad de Olavarría

En el marco de diversas experiencias solidarias impulsadas en distintas cárceles de la provincia de Buenos Aires, diez internos alojados en la Unidad 2 de Sierra Chica, produjeron 30 cunas que serán distribuidas entre familias de escasos recursos. Los emprendimientos forman parte de un programa que contempla un vínculo entre los privados de la libertad y la sociedad

Con el objetivo de promover acciones solidarias en los penales de la provincia de Buenos Aires, se concretaron cinco experiencias en distintas cárceles de la provincia de Buenos Aires. Diez internos de la Unidad 2 de Sierra Chica confeccionaron 30 cunas a pedido del Municipio de Olavarría que las distribuirá entre familias que las necesiten. Por otro lado, internas de la Unidad 47 San Martín elaboraron 50 muñecas para el sector de Pediatría del Hospital Eva Perón de esa localidad, privados de su libertad de una de las cárceles de Gorina produjeron y entregaron 60 juegos didácticos para un merendero de La Plata e internas de cárceles de Mar del Plata y Bahía Blanca entregaron escarapelas a tres escuelas púbicas. Estas experiencias forman parte del programa que impulsa el gobierno bonaerense de María Eugenia Vidal a través del ministerio de Justicia que conduce Gustavo Ferrari.

El Taller de Carpintería de la mítica Unidad 2 de Sierra Chica trabajó a pleno en la fabricación de 30 cunas mediante un convenio firmado con el municipio de Olavarría, desde donde se aportaron los insumos y que a través del Hospital local serán donadas a familias carenciadas.

El agente penitenciario Fernando Hait se desempeña como el maestro de carpintería en la Unidad 2 y él explicó que: “Acá trabajamos esencialmente con el reciclado de maderas de pallet, de distintos tipos de maderas y hacemos restauración de muebles”. 

“Habitualmente son 10 u 11 internos que trabajan aquí, que van aprendiendo las diferentes etapas del trabajo, como es la de tallador, tornero, ensamblador, lustrador, hasta desarmador de pallet, que también es importante, y van adquiriendo una herramienta más para cuando recuperen su libertad y puedan egresar con un oficio tan digno como es la carpintería”, agregó Hait.

Julio César, uno de los internos que trabaja en el sector, orgulloso por la acción solidaria que está ejerciendo contó cual es el significado que para él tiene: “Para mi trabajar en la carpintería es muy importante, por un lado, porque aprendo un oficio que para cuando vuelva a la calle me va a servir, pero además venir todos los días a trabajar también es terapéutico, nos ayuda a salir de la situación de encierro”.

Refiriéndose a los emprendimientos solidarios, el Ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari, comentó: “propiciamos proyectos de integración con la comunidad a través del desarrollo de acciones de responsabilidad. La idea, como nos ha pedido la gobernadora María Eugenia Vidal, es generar la participación solidaria de las personas privadas de su libertad e incorporar valores por parte de los participantes”.

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: