Bautismo Evangélico en la Unidad Nº 2 de Sierra Chica

Días pasados se llevó a cabo el segundo Bautismo Evangélico del año en la Unidad Penal N° 2 de Sierra Chica donde la Iglesia Pentecostal ungió en las aguas a 100 privados de la libertad. La Coordinadora de Culto no Católico Paloma Pinedo y el pastor Alberto Benavides de la Iglesia Evangélica Asamblea de Dios de Monte Grande estuvieron a cargo del evento.

La palabra utilizada en la ceremonia, a la que concurrieron internos de distintos pabellones, se encuentra en el libro de Mateo 28 que pide “ir y hacer discípulos a todas las naciones bautizándolos en el nombre del padre del hijo y del Espíritu Santo”. Estuvieron invitados el Pastor Andrés Del Pino de la Comunidad de Asamblea de Dios de Monte Grande y su señora Ruth Javier.

Esta última destacó que “Jesús dijo que vino a salvar lo que se había perdido y realmente estos varones se encontraban perdidos en sus delitos y pecados. Jesús vino a darles una nueva oportunidad, una vida nueva y es eso lo que la iglesia viene a acercar a las cárceles, es un mensaje de reconciliación del hombre con Dios”, explicó. “Nuestro ruego es que ellos lleguen a este acto y lo hagan con fe, porque si ellos creen a Dios, él les cambiará la vida“, agregó el pastor Del Pino.

El culto Evangelista se profesa los días martes y jueves en los pabellones Nº 5, 6, 8, 13, 14, 15, 16 y ala izquierda del 10. Hacerlo implica un cambio de hábitos, el abandono de conductas que no agradan a Dios y el comienzo de otras conductas saludables para la convivencia. Para la Jefatura de la Unidad N°2, la inclinación a profesar un culto es una herramienta para la reflexión y el cambio beneficioso de hábitos dentro del contexto de encierro. 

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: