Violencia y estigmatización contra la prensa, informe de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH

Persisten patrones de violencia y estigmatización contra la prensa, en varios Estados de la región; preocupa la represión y criminalización de las protestas sociales y la persecución a periodistas y voces críticas.

Washington, D.C. – La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos presentó este jueves 21 de marzo su Informe Anual respecto a la situación de la libertad de expresión en el continente en 2018, como parte del Informe Anual presentado por la Comisión a los Estados miembros. Según el Informe, el 2018 ha sido un año crítico para la democracia, la independencia de los medios de comunicación, y la libertad de expresión en el Hemisferio.

En el relatorio de esta oficina, se destaca que persisten patrones de violencia y estigmatización contra la prensa, en varios Estados de la región; preocupa la represión y criminalización de las protestas sociales y la persecución a periodistas y voces críticas.

La Relatoría Especial observa con extrema preocupación un recrudecimiento de la violencia contra periodistas por motivos relacionados con la labor que desempeñan. Al menos 31 periodistas y trabajadores de la prensa fueron asesinados en la región durante 2018 por motivos vinculados con el ejercicio periodístico, lo que representa un incremento en relación con el 2017 (22 casos). Se registraron asesinatos de comunicadores en México, Estados Unidos, Brasil, Guatemala, Colombia y Nicaragua. Estos crímenes demuestran la persistencia de patrones de violencia en varios Estados de la región, mientras que en otros se han acentuado frente a contextos políticos cada vez más polarizadosy que han deteriorado de manera seria el entorno en el cual los y las periodistas desempeñan sus labores.

Igualmente, la Relatoría Especial observa con preocupación la desaparición de un periodista en Haití y otro en México, y la falta de avances investigativos relacionados con estos casos, además de otros denunciados en años anteriores. Asimismo, recibió información sobre la continuidad de actos de violencia, agresión, amenaza, intimidación y diversos tipos de hostigamientos contra periodistas y medios de comunicación.

A lo anterior, debe añadirse las centenares de muertes de manifestantesen contextos de protestas sociales, y hostigamientos a la prensa en el marco de las mismas, especialmente en Nicaragua y en menor cantidad en otros países como Haití, Colombia y Bolivia. Durante 2018 se registraron numerosas protestas sociales y manifestaciones ciudadanas en distintos países de la región. La Relatoría Especial observa con preocupación que en varias de estas se verificó el uso excesivo de la fuerza por parte de elementos de la Policía, de manera particular en Nicaragua, Venezuela, Chile, Haití, Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador, Puerto Rico y Bolivia. No obstante estos problemas comunes en los Estados de la región, la Relatoría Especial subraya que sólo en Venezuela, Cuba y Nicaragua, se constató un ataque articulado desde el Estado hacia periodistas, medios de comunicación y opositores. En estos Estados se verifican distintas formas de censura de medios nacionales y extranjeros, detenciones arbitrarias a periodistas y defensores de derechos humanos, así como distintas formas de bloqueos de sitios en internet.

Asimismo, la Relatoría Especial constató la estigmatización de la prensa independiente. En varios países que han pasado por procesos electorales, la prensa ha enfrentado hostilidades por parte de dirigentes políticos y afines a candidatos o sectores gubernamentales, especialmente en México donde se han registrado más de una centena de crímenes relacionados con el proceso electoral. Nuevamente, la Relatoría Especial expresa su preocupación sobre el riesgo que deben enfrentar los periodistas por las labores que desempeñan. Frente a esta situación, esta Oficina ha advertido en otras oportunidades que muchos periodistas optan por dejar de investigar y difundir información de alto interés público para sus comunidades locales para evitar una represalia contra su vida o su integridad física o la de sus familiares.

Si bien algunos países como Colombia y México han avanzado en llevar adelante medidas para la prevención de la violencia y protección a periodistas, así como políticas para la procuración de justicia, para la Relatoría Especial es alarmante la tendencia de impunidad que se registra en varios países de la región respecto de estos ataques, lo que pone en riesgo de manera seria cualquier política o acción por parte de los Estados.

El asesinato de los tres miembros del equipo periodístico de El Comercio, que fueron secuestrados en la frontera entre Colombia y Ecuador, demuestra la necesidad imperante de que los Estados cooperen cada vez más entre sí con la finalidad de implementar e instrumentar estándares comunes y colaborar en la procuración de justicia en estos casos.

La Relatoría Especial expresa su grave preocupación por la constante estigmatización y descrédito proferido a periodistas por parte de altas autoridades. Pese a las reiteradas recomendaciones por parte de la CIDH y su Relatoría Especial, altas autoridades siguen manteniendo discursos que buscan descalificar y menoscabar la labor periodística de algunos comunicadores, medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales por motivos vinculados con el ejercicio y defensa del derecho a la libertad de expresión. Esta práctica ha sido constante en Venezuela, Nicaragua y Cuba, pero tambiénpreocupa a esta Oficina un contexto cada vez más crítico en los Estados Unidosy Brasil, a raíz de las declaraciones contra la prensa que buscan socavar su rol fundamental de informar y transmitir opiniones sobre el gobierno.

La Relatoría Especial exhorta a las autoridades estatales a contribuir decisivamente a la construcción de un clima de tolerancia y respeto en el cual todas las personas puedan expresar su pensamiento y opiniones sin miedo a ser agredidas, sancionadas o estigmatizadas por ello.

En este período la Relatoría Especial destaca medidas positivas que han buscado fortalecer el régimen de acceso a la información pública y la incorporación de estándares del sistema interamericano, así como el fortalecimiento de órganos garantes. Esta Oficina observa avances en países como Argentina, Canadá, Paraguay, y Perú. Asimismo, esta Oficina destaca decisiones judiciales en varios Estados de la región que incorporan estos estándaresy mecanismos para proteger la libertad de expresión. Finalmente, la Relatoría Especial destaca la colaboración los Estados de Honduras, Ecuador y Brasil por facilitar las visitas in locode esta oficina durante 2018, que tuvieron como resultado un extenso análisis de la situación de la libertad de expresión en estos países y la formulación de recomendaciones.

Este es el vigésimo primer informe que elabora la Relatoría Especial, desde su creación en 1997.
·        

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: