Carta abierta de un fabriquero a un año de los despidos masivos y la pueblada del 4 de enero.

Se cumple hoy, 4 de enero, un año de la masiva movilización del pueblo de Azul reclamando la continuidad de una de sus fuentes de trabajo más importante. El pasado 28 de Diciembre, Pablo Mesa, uno de los trabajadores despedidos, acercó a Del Pueblo Medios la carta que publicamos a continuación. En ella afirma “Nosotros los fabriqueros tenemos un sentido de pertenencia muy grande. Ese sentimiento es el que nos mantiene vivos y con esperanzas. Ya llegará un gobierno que sienta que los trabajadores somos parte importante, que apueste a la producción y ahí estaremos erguidos y preparados”.

La carta

Justo hoy, hace un año atrás, después de nuestra jornada laboral, nuestros colectivos se iban. Eran arrancados de nuestros galpones como en una película de espionaje. Esperando a que no hubieran testigos, a escondidas, con la complicidad del sub director Tadeo.

Si… justo hoy comenzaba el final.

Muchas cosas y pensamientos recorrían nuestras cabezas en solo un instante, pero no podíamos darnos el lujo de desperdiciar el tiempo. Había que organizarse rápido para dar batalla, en defensa de nuestra fuente laboral, la más grande que se haya conocido en nuestra ciudad.

Y así empezamos con el apoyo de nuestras familias al comienzo, después organizaciones sociales, sindicales, barriales y también ustedes, claro que sí.

Ustedes, nuestros vecinos que vieron la injusticia que se estaba llevando adelante.

Para todos, solo tenemos palabras de agradecimiento. Han sido un motor para nosotros, un sostén, pero también nos han marcado un camino que hemos intentado sostener hasta el día de hoy.

Atrás quedaron las mentiras del jefe de gabinete con la complicidad de nuestro intendente,  sobre el cierre de nuestra fábrica en conferencia de prensa.

También las de aquel interventor,  que nos dijo que venía del ámbito privado, que no entendía nada sobre el estado, pero que estemos tranquilos porque ellos no venían a echar a nadie.

Evidentemente para nuestros políticos nosotros los trabajadores solo somos parte de una planilla Excel. No les interesa para nada nuestra soberanía.

Sabemos y somos realistas que nuestra ciudad atraviesa momentos difíciles desde antes: Papelera primero, San Lorenzo, Valle Viejo, el molino, comercios, pymes, emprendimientos, etc.

Nuestro intendente siempre fue muy orgánico y obsecuente al gobierno que lo cobijo (porque no tenemos que olvidarnos que él ganó las elecciones con otro partido y haciendo la “V” con ambas manos esbozando una sonrisa genuina).

Quiero decirle Sr. Intendente, que el esfuerzo que hizo ese miércoles, en el canal local, en el programa político,  explicando de porqué se cambió de vereda,  no alcanzó.

Solo dejó al desnudo y en evidencia que no tiene convicciones y solo le interesa la permanencia en el cargo.

También me gustaría desmentir las palabras de nuestra gobernadora, María Eugenia Vidal,  nunca se preocupó por las familias, como así tampoco le preocupó que cerraran la única fábrica militar de explosivos de su provincia.  Algo muy raro no?

Pero que van a entender ellos de lucha.

Hoy estamos aquí recordando la fecha de una decisión política errónea. Política que ha llevado a la perdida de la clase trabajadora, a la perdida de la productividad y abrir los brazos a la fuga de divisas, al FMI y a las políticas de achiques totales.

Queremos recordar este día, sabiendo que hemos dejado un precedente en la lucha.  Que no alcanzó claro, para torcer el duro y cínico brazo de este gobierno. Pero que si marco un camino para todas aquellas personas que sienten la nobleza de defender lo que les corresponde.

Nosotros los fabriqueros tenemos un sentido de pertenencia muy grande. Ese sentimiento es el que nos mantiene vivos y con esperanzas. Ya llegará un gobierno que sienta que los trabajadores somos parte importante, que apueste a la producción y ahí estaremos erguidos y preparados.

Hoy es un día triste para nosotros. Ha sido un año durísimo. Otro fin de año cruel que nos encuentra llenos de incertidumbres.

Pero nada nos doblega y estamos seguros de que con una decisión fuerte , seria y distinta a la de este gobierno,  nos abrazaremos todos dentro de nuestra querida fábrica.

Pablo Mesa, ex trabajador de Fanazul, Fabricaciones Militares

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

A %d blogueros les gusta esto: