Advirtieron al Estado que se iban a tomar los terrenos donde la Policía mató a Orellana

Según la APDH de La Matanza, los terrenos que vecinos matanceros querían tomas el pasado jueves en Ruta N° 4 y la Autopista Riccheri, donde la bonaerense asesinó a Rodolfo Orellana, miembro de la CTEP, se los compraron a una mujer que los estafó. “Advertimos al Estado de la toma y nadie nos escuchó”, dijeron desde la APDH local.

La Plata, 25 Nov (InfoGEI).- El pasado jueves, en horas de la madrugada, un grupo de vecinos de La Matanza,  intentó ingresar a un predio ubicado entre la autopista Riccheri y Ruta N° 4, en Ciudad Evita, con el objetivo de asentarse en el lugar, declarado “Sitio Arqueológico Tres Ombúes”.

Beatriz Capdevilla, integrante de la APDH Matanza, afirmó que en La Matanza hay una necesidad de vivienda muy grande. “La gente está desesperada. Ven un terreno libre y lo intentan tomar porque no tienen a adonde ir. El Estado debe hacerse responsable”.

Según da cuenta El1Digital, los ocupantes denunciaron que un grupo de efectivos uniformados y armados se acercó al lugar y comenzó a dispararles, provocando la muerte de  Rodolfo Orellana, miembro de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), oriundo de Villa Celina.

En ese marco, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de La Matanza repudió los hechos sucedidos en el Sitio y recordó que, en diversas oportunidades, organizaciones sociales del distrito habían advertido sobre una posible ocupación de esos terrenos.

“Una mujer vendió los terrenos a pesar de no tener el título de propiedad y es por eso que la gente se está asentando. Está haciendo un negociado a pesar de que no es poseedora legítima de los mismos. El problema comenzó cuando la gente quiso comenzar a escriturar y se dieron cuenta que la cosa era toda trucha”, recordó a El1 Digital Beatriz Capdevilla, integrante de la APDH Matanza.

Asimismo, reiteró que esta situación fue comunicada al Estado nacional, provincial y municipal. “Lo único que hizo fue mandar gente a ver la zona y hacer un censo a través del RENABAP. Ahí, se pudo determinar que son 48 familias las que ya están instaladas y, por eso, el Estado les otorgó un cierto reconocimiento”, aseguró.

Sin embargo, Capdevilla indicó que, a pesar de los avisos, el Estado no cercó ni delimitó los terrenos. “No pusieron nada. Nosotros les advertimos que esto iba a estallar en cualquier momento y nadie nos escuchó”, concluyó. (InfoGEI)Jd

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

A %d blogueros les gusta esto: