Cervantes vuelve a la cárcel

Nora Iniesta hizo talleres en las cárceles de Azul por el Festival Cervantino

La muy reconocida artista plástica argentina regresó a nuestra ciudad para ser parte del Festival Cervantino.

El año pasado donó al Complejo Cultural Ronco su “Cervantes” elaborado con piezas de Rasti que forma parte del patrimonio plástico local.

En esta ocasión su proyecto consiste en hacer talleres de plástica con internas de la Unidad 52 e internos de la Unidad 7 del Servicio Penitenciario Bonaerense en nuestra ciudad.

Las actividades de este martes se concretaron en los sectores donde habitualmente se dictan las materias de los niveles primario y secundario de cada unidad.

Por la mañana y por la tarde, la artista plástica llegó hasta las unidades para brindar su taller basado en Don Quijote De la Mancha que sirvió para que las internas e internos hagan sus dibujos inspirados en la obra cervantina.

El taller de la mañana fue presenciado por Myriam Valenzuela, directora de la rama artística, junto a las inspectoras Sandra Domme y Cristina Seoane y las directoras de las escuelas Mónica Piñero y Marta Vidal y sus docentes.

Además, se sumó el juez Carlos Paulino Pagliere hijo, integrante del Tribunal Oral en los Criminal Nº2 de Azul que recorría la unidad 52 en una visita regular.

“De otro lado del muro el horizonte es mucho más próximo, y el horizonte, ya que estuvimos dibujando y pintando, para las chicas que están allí viviendo, es un muro, no pueden ver esa línea de horizonte que cuando nosotros dibujamos es una línea que siempre divide el cielo de la tierra”, nos cuenta Nora Iniesta, tras esta experiencia.

“Para ellos lo que ven es un muro, un muro gris, creo que vino muy bien ponerle colores, cambiar, cambiar una jornada que para cualquiera es un día más, en esa espera, en esa expectativa, en esa desidia, y poder llevar un poco, no diría de alegría, sino de conocimiento, de afecto, de circunstancia que hacen que uno pueda ser mejor o que se sienta involucrado en esta otra parte que también nos atañen a todos”, reflexionó Nora Iniesta sobre sus talleres en las unidades carcelaria azuleñas.

La participantes del taller de la mañana escribieron en el libro del Festival Cervantino: “Muchísimas gracias por el hermoso día que nos hicieron pasar, y por darnos una enseñanza día a día, la unión que nos hacen sentir es muy buena y nos sirve mucho, gracias por hacernos sentir que a pesar de todo tenemos un futuro después de esto”.

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

Deja un comentario