Vuelco de 180 grados

Desde la designación hace tres meses de Monseñor Víctor “Tucho” Fernández como Arzobispo de la Arquidiócesis de La Plata, rápidamente comenzó a notarse el vuelco de 180 grados en la relación de la iglesia platense con su comunidad, y lo más notorio, su vínculo y alineamiento con el papa Francisco.

La Plata,  (InfoGEI).- Monseñor Víctor “Tucho” Fernández, al asumir como flamante jefe de la Iglesia platense,  presentó su línea pastoral en la que destacó su decisión de recorrer palmo a palmo la arquidiócesis, para estar “cerca de los pobres y de los últimos de la sociedad”.

Pero su accionar no quedó en un hecho meramente protocolar, sino que una de sus primeras actividades fue la de visitar la planta del Astillero Río Santiago, cuyos trabajadores mantienen desde hace meses un conflicto con la provincia, ante las señales explícitas dadas tanto por el presidente de la Nación, como de la gobernadora bonaerense, de cerrar una de las plantas emblemáticas de la Industria pesada nacional.

Durante dicha visita,  Monseñor Férnández participó de un acto con los trabajadores que lo erigieron “Padrino” del astillero, y que el prelado asumió plenamente, actitud que de alguna manera puso freno a las intenciones oficiales de “vaciamiento” y posterior cierre de la plata fabril.  Sin duda, ese fue uno de los temas de su cargada agenda política y social, que el Arzobispo abordó a mediados de septiembre con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

Ante tal cambio de paradigma, el conjunto del clero platense después de tantos años de servir a una iglesia alejada de los sectores populares y sus problemáticas (desde Plaza a Aguer), no podía hacer menos.     

Por eso, este lunes 1° de octubre, en ocasión de la visita a Roma del obispo auxiliar de La Plata, monseñor Alberto Bochatey OSA, el papa Francisco recibió la carta enviada por el clero de la arquidiócesis de La Plata, en la que los sacerdotes le expresan “cercanía y fidelidad en este difícil momento que atraviesa nuestra querida Iglesia y usted como cabeza de la misma”, misiva por la cual el Santo Padre expresó un “profundo agradecimiento y bendición especial para todo el clero de la arquidiócesis”. 

La carta

Según consigna la agencia oficial de la iglesia AICA, en la carta le expresan a Francisco: “Sentimos en principio un profundo dolor cuando usted es agredido tan cruel e injustamente, tanto desde dentro como desde fuera de la Iglesia. Sabemos que Dios Nuestro Señor está guiando todas sus acciones y sus palabras y estamos convencidos de que usted, Santo Padre, está iluminando el camino de esta humanidad que, dominada por la ceguera del individualismo y el materialismo, vive en medio de la desdicha, la violencia y la inequidad”, aseguraron. 

“Sentimos además que su fortaleza nos hace fuertes. Que la Iglesia, a pesar de las dificultades y obstáculos que incluso sus propios discípulos ponemos en su camino, está llevando adelante una lucha sin pausa contra los males de la humanidad, a la que nosotros no debemos ser ajenos”, manifestaron. 

Iglesia comprometida

Por otra parte, expresaron “un gran orgullo de trabajar diariamente para una Iglesia comprometida con los que más necesidades padecen. También orgullo de pertenecer a una Iglesia abierta a todos, sin excluidos, sabiendo que la misericordia de Dios es infinita”, añadieron. 

“Sentimos el compromiso de mejorar cada día y renovar nuestro Ministerio, predicar la palabra del Señor con alegría inmensa y entregar todos nuestros esfuerzos en bien de la comunidad y de sus necesitados. Solo así podremos además de agradar a Dios nuestro señor, estar en la senda que usted nos señala”, destacaron. 

Finalmente, mostraron “una alegría especial ya que nuestro pastor hoy, el obispo de Roma, ha nacido en nuestra patria y por ello conoce tan bien nuestros corazones, nuestras falencias y nuestras pobrezas, pero también nuestra capacidad de sobreponernos y luchar por la misión que hemos elegido como vocación: llevar la palabra de Dios al mundo”. 

Ejemplo de lucha

“Sentimos que usted nos da el ejemplo de una inclaudicable lucha contra las fuerzas del mal y que antes que temerle y ocultarse hay que enfrentarlas con valentía y con voz firme, como usted lo hace”, sostuvieron y enviaron el deseo “de acompañarlo, de rodearlo de nuestro afecto sacerdotal y nuestro incondicional apoyo humano y discipular”. 

“Rezamos por usted, muy querido papa Francisco, pidiendo que Dios le de fuerzas para continuar con su misión evangelizadora y transformadora de la humanidad” concluye la carta. (InfoGEI)Jd 

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

A %d blogueros les gusta esto: