“La Democracia: único camino para saldar su deuda con los pobres y descartados de nuestra patria”

Con el lema “Democracia, un camino de servicio a los pobres” culminó en la Ciudad de Mar del Plata, la Semana Social, organizada en forma conjunta por el Obispado local y la Comisión Episcopal de Pastoral Social. Durante las tres jornadas los participantes pusieron como centro de preocupación y debate “la deuda social de la Democracia con los pobres”.
Con el lema “Democracia, un camino de servicio a los pobres” culminó en la Ciudad de Mar del Plata, la Semana Social, organizada en forma conjunta por el Obispado local y la Comisión Episcopal de Pastoral Social. Durante las tres jornadas los participantes pusieron como centro de preocupación y debate “la deuda social de la Democracia con los pobres”.

La Plata, 24 Jun (Por Jorge Déboli/InfoGEI).- Una apretada síntesis de lo expuesto en diversos paneles temáticos que tuvieron lugar durante las tres jornadas de la Semana Social, la mayoría coincidió en resaltar “la urgencia de encontrar caminos de reparación para la exclusión y la marginalidad creciente de millones de argentinos, así como la responsabilidad de las instituciones democráticas en la promoción de políticas de inclusión, empleo y protección”.

Con la obvia excepción de los representantes del oficialismo gobernante, el grueso de las ponencias hicieron hincapié en que “La pobreza debe estar en el centro de las preocupaciones de la Democracia”, y que “las políticas de ajuste no se practiquen sobre los pobres”.

En otro de los ejes abordados en el debate, se abogó por una “más equitativa distribución de la riqueza”, aludiendo en forma reiterada al documento del vaticano emitido en mayo pasado: “Oeconomicae et pecuniariae quaestiones” (Las Cuestiones Económicas y Financieras), sobre la necesidad de aplicar “nuevas normas éticas sobre el sistema financiero”.

Duras críticas

La jornada inaugural, había arrancado este viernes con duros mensajes hacia el gobierno por parte del presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (CEPAS), monseñor Jorge Lugones y del titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, quienes compartían panel con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal que, acostumbrada a los discursos amables y a la protección mediática, ponía su mejor cara cuando escuchaba a ambos religiosos dar testimonio de la “grave situación social que se abate sobre millones de argentinos”.

“Tenemos una honda preocupación por el momento en que vive la Patria. El ajuste no lo tienen que pagar los pobres”, expresó monseñor Oscar Ojea, y agregó, “en el país del Papa se escamotea su pensamiento, aunque se hable demasiado sobre él y muchos se crean dueños de interpretar sus intenciones”, en obvia alusión a los medios concentrados de comunicación, al tiempo que enfatizó: “Escuchemos el grito del pobre y aprendamos de él, defendamos la vida y reconstruyamos el sentido de nuestro patria”, concluyó monseñor Ojea.

La voz de Cambiemos

Posteriormente, habló Vidal expresando: “el diálogo no puede quedarse en un espacio de escucha sino en hechos concretos”, frase que la mandataria bonaerense complementó con una abstracción omitiendo detallar algún “hecho concreto” en beneficio de los pobres aludidos por monseñor Ojea.

Es un momento difícil pero estamos en el mejor camino posible”, aseguró Vidal, agregando que “entiende el gobernar como un hacer y estar”, señalando que “se trabaja en lo urgente, atendiendo a los caídos, pero sin dejar de atender lo importante, como los igualadores sociales, de la salud y el trabajo”, dichos que se contradicen con las políticas de ajuste que lleva adelante su gobierno en sintonía con el ejecutivo nacional, como el reciente recorte del 43 % del presupuesto proyectado para el Hospital El Cruce de Florencio Varela, que lo deja al borde de su paralización.

Respuesta sin eufemismos

Monseñor Jorge Lugones, luego de escucharla atentamente no dejó pasar el concepto de Vidal sobre lo que entiende por “gobernar”. Directo y sin eufemismos le respondió:

“Al hacer y al estar, hay que agregar el sentir, la sensibilidad cooperativa”, al tiempo que le disparó en tono de reproche, “si no apostamos a la familia estamos fritos y estamos atentando contra la familia con políticas como el divorcio y el aborto”, en alusión al impulso que le dio el gobierno a esta última problemática.

En otro tramo de su discurso, Lugones fue categórico al afirmar que “Sin justicia social va a ser muy difícil llegar a la paz social. Construimos cárceles pero no habilitamos hospitales”, concluyendo, “consolar y acompañar van unidos a la creatividad y a la inversión, ya que la realidad se nos muestra con pymes cerradas y trabajos suspendidos”. (InfoGEI)Jd

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.