Homenaje: La muñeca que Farinello bautizó en Azul

Su corazón de 81 años se detuvo a las 17.30 del sábado 2 de junio.
Su corazón de 81 años se detuvo a las 17.30 del sábado 2 de junio.

Por Miguel Di Spalatro*

En el anecdotario familiar queda el Bautismo de la muñeca de Ornella, que con sus tres o cuatro años andaba detrás de él, cautivada por esa voz suave que no por suave dejaba de denunciar injusticias.
Después de la charla en el Club River de Azul, cuyo salón se había colmado, Luis se puso a jugar con mi hija simulando el bautizo. Eran tiempos de políticas neoliberales, conservadoras y oligárquicas igual que ahora. En aquella pobre argentina de los 90 el cura buscaba el futuro no solo en los ojos de una niña, también en la acción.
La charla la habíamos organizado en tiempos en que el FREPASO surgía como alternativa al menemato que nos había entregado atados de pies y manos al capitalismo salvaje. El curita dejó por un día a su parroquia en Quilmes y aunque en Azul por aquel entonces había un obispo al que mucho no le gustaría su presencia, se vino igual.
Sencillo, dulce y carismático, comprometido con los pobres, Farinello no le sacaba el cuerpo al compromiso político. En tanto el poder permanezca en las elites dominantes el pueblo seguirá subyugado y empobrecido. Para transformar es necesaria la política y al igual que antes los tercermundistas y hoy los curas en opción por los pobres, Luis apoyaba las causas populares y alentaba para que desde lo individual y colectivo construyamos un país justo y solidario.
Comprometido, desde los crueles años de la dictadura, con los Derechos Humanos, Luis entendía la importancia de la comunicación desde ese lugar y así surgió la FM Compartiendo.
Y ahí nos volvimos a cruzar con Luis y con sus compañeros de la radio, en la titánica lucha por elevar la voz del pueblo por sobre la del monopolio. En algún momento pensamos que lo habíamos logrado, cuando la democracia parió una madrugada, aquella Ley de SCA que nunca aprendió a caminar.
Posteaba ayer un compañero de FM La Boca, que Luis se murió de Bronca. Cada vez más pibxs necesitando un plato de comida. Cada vez más demanda en su comedor de la parroquia Nuestra Señora de Luján. Su corazón de 81 años se detuvo a las 17.30 del sábado 2 de junio. Su ejemplo, predica y valores no se detendrán nunca. El cura obrero que no necesitó sacarse la sotana para hacer política y dignificar desde la acción esa desgastada palabra, seguirá guiando desde el cielo a su pueblo humilde para multiplicar panes, luchas, amor y esperanza.
*Director Del Pueblo Medios

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: