Privatización del acuífero Guaraní, nuestra mayor reserva de agua, será de Coca-Cola o de Nestlé

Después de la victoria de los conservadores en Argentina y los golpes de Estado por orientación de la ultraderecha, tanto en Paraguay y en Brasil, restó a Uruguay votar contra la privatización del acuífero.
Después de la victoria de los conservadores en Argentina y los golpes de Estado por orientación de la ultraderecha, tanto en Paraguay y en Brasil, restó a Uruguay votar contra la privatización del acuífero.

Las negociaciones con los principales conglomerados transnacionales del sector, entre ellas Nestlé y Coca-Cola, siguen “a pasos agigantados”.
Representantes de estas compañías han realizado encuentros reservados con autoridades del actual gobierno, Michel Temer, en el sentido de formular procedimientos necesarios para la explotación por las empresas privadas de manantiales, principalmente en el Acuífero Guaraní, en contratos de concesión para más de 100 años.

La primera conversación pública acerca de este y otros sectores que tienden a seguir para la iniciativa privada estaba prevista el día 25, mismo día en que se abrió el proceso de votación del impeachment de la presidenta Dilma Rousseff. Esta coincidencia fue fatal para el aplazamiento de la reunión.
El anuncio debe contener una lista de concesiones más “inmediatas”, como las concesiones de los aeropuertos de Porto Alegre (RS), Florianópolis (SC), Salvador (BA) y Fortaleza (CE) y de las terminales de pasajeros de los puertos de Fortaleza y Recife (PE). Además, debe haber otra relación de proyectos a ser concedidos o privatizados a medio plazo, con subastas que pueden ocurrir en hasta un año, como de las distribuidoras de energía de Eletrobras y de los manantiales de agua dulce.

Factor estratégico

aquifero-guaraniLa relevancia de uno de los mayores manantiales mundial de agua dulce es tal que, desde hace décadas, ha sido blanco de la especulación en cuanto a su uso y explotación. El Proyecto de Protección Ambiental y Desarrollo Sostenible del Sistema Acuífero Guaraní, conocido por Proyecto Acuífero Guaraní (SAG), de la ANA, fue creado con el propósito de apoyar a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay en la elaboración e implementación de un marco legal y técnico gestión y preservación del Acuífero Guaraní para las generaciones presentes y futuras. Después de la victoria de los conservadores en Argentina y los golpes de Estado por orientación de la ultraderecha, tanto en Paraguay y en Brasil, restó a Uruguay votar contra la privatización del acuífero.
Este proyecto fue ejecutado con recursos del Global Environment Facility (GEF), siendo el Banco Mundial la agencia implementadora y la Organización de Estados Americanos (OEA) la agencia ejecutora internacional. GEF, sin embargo, mantiene lazos muy cercanos a las grandes corporaciones.
Con una superficie total de 1,2 millones de km², dos tercios de la reserva están en territorio brasileño, en el subsuelo de los estados de Goiás, Mato Grosso do Sul, Minas Gerais, São Paulo, Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul. la importancia estratégica del Acuífero para abastecer a las generaciones futuras despierta atención de grupos de diferentes sectores en todo el mundo “, afirma documento de la Organización de Derechos Humanos de la Tierra de Derechos.

“La sociedad civil organizada está atenta a las posibles estrategias de privatización de grupos económicos transnacionales. Una vez que en 2003 la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Banco Mundial, a través del Fondo Mundial de Medio Ambiente (GEF), implementaron el proyecto de Protección Ambiental y Desarrollo Sostenible que busca reunir y desarrollar investigaciones sobre el Acuífero Guaraní , con el objetivo de implementar un modelo institucional, legal y técnico común para países del Mercosur “, añade.

Fuente: http://www.centralpolitico.com.br

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

A %d blogueros les gusta esto: