Dejó los hábitos el cura que se enfrentó a los narcos policias de Tandil. Otro cura fue suspendido.

Fernando Lede Mendoza, sacerdote bolivarense que se desempeñaba en Tandil y se cruzó con el intendente Lunghi por la venta de drogas en el Barrio La Movediza .
Fernando Lede Mendoza, sacerdote bolivarense que se desempeñaba en Tandil y se cruzó con el intendente Lunghi por la venta de drogas en el Barrio La Movediza .

El cura Fernando Lede Mendoza dejó oficialmente los hábitos, noticia que sacude al ámbito clerical de la ciudad, en el marco de su fuerte compromiso social con los pobres y los sectores más desprotegidos de la sociedad. Por otro lado, La Voz pudo confirmar que el obispo Salaberry suspendió el ejercicio eclesiástico del tandilense Luis Malaspina, envuelto en un escándalo en Azul.
El joven sacerdote Fernando Lede Mendoza, quien logró entablar un fuerte lazo con la feligresía infantil, gracias a su perfil descontracturado y cercano a los tiempos que corren, brindó homilías que incomodaron al poder político y policial, y muchos sectores nunca perdonaron sus pronunciamientos dentro de las distintas parroquias en las que desarrolló su tarea religiosa.
Luego de denunciar la venta de drogas por parte de la Policía a los pibes del barrio La Movediza, su posición generó críticas y adeptos.
El intendente Miguel Lunghi, desencajado, lo mandó a llamar a su oficina para obligarlo a formular una denuncia penal que deslinde responsabilidades sobre la denuncia que repercutió en Tandil y trascendió las fronteras locales.
Dicen que los dichos de Lede Mendoza en la famosa homilía, sacó de sus cabales a Lunghi, ya que puso al descubierto desde la Iglesia la otra cara del pregonado Tandil Soñado, la que nadie se animaba a describir.
Algunos fieles, cuando Lede Mendoza tomaba la palabra dentro de la Iglesia, no soportaban su discurso de tono social y político, y decidían abandonar la Misa.
También hubo un episodio en septiembre pasado, cuando el joven sacerdote incluyó la situación de la búsqueda de Santiago Maldonado en su mensaje, (en aquellos días el cuerpo del entonces desaparecido no había sido hallado) y provocó la reacción de feligrés que mantuvo un cruce de palabras con el cura.
Otros tantos creyentes de la fe católica, lamentan que haya “colgado” la sotana y reconocen en Fernando una voz valiente y jugada con los desposeídos.
Oriundo de Bolívar, fue ordenado sacerdote en mayo de 2013, en la Parroquia San Carlos Borromeo, en una ceremonia que encabezó el obispo de la Diócesis de Azul, Monseñor Hugo Salaberry. Inmediatamente, fue designado en la Parroquia San José Obrero de nuestra ciudad, donde desempeñó su función hasta su renuncia, conocida en las últimas horas.
Hasta ayer, ni el propio Lede Mendoza, ni alguna autoridad eclesiástica de la Diócesis, habían emitido un comunicado oficial sobre las motivaciones de la sorpresiva decisión del joven cura.

EL CASO MALASPINA

Por otro lado, no fue la única salida que sacudió a la Diócesis, ya que este medio pudo confirmar que el sacerdote tandilense Luis Daniel Malaspina, pidió la suspensión de su cargo eclesiástico, a partir de un escándalo en el que se vio envuelto y conmovió a la comunidad laica de la vecina ciudad de Azul.
Malaspina, que desarrollaba una importante carrera sacerdotal, se desempeñaba como Secretario General del Obispado y la viralización en una cadena de mails de cuestiones personales del cura, lo empujaron a solicitar su suspensión, algo que fue aceptado por Monseñor Salaberry antes de viajar a Roma, convocado por el Papa Francisco.

Fuente: https://lavozdetandil.com.ar/

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: