Los chinos vienen marchando

El proyecto chino el mundo es en primer término, los alimentos; en segundo, el control de la energía en todas sus variables que incluyen a la minería, y en tercero la búsqueda de territorios para que cuando dentro de 50 años haya 3000 millones de chinos, más de 1000 estén dispersos en la administración del planeta.
El proyecto chino el mundo es en primer término, los alimentos; en segundo, el control de la energía en todas sus variables que incluyen a la minería, y en tercero la búsqueda de territorios para que cuando dentro de 50 años haya 3000 millones de chinos, más de 1000 estén dispersos en la administración del planeta.

Por: Miguel Angel De Renzis

Macri lo sabe bien. Hoy, un chino es legislador del PRO en la Ciudad de Buenos Aires.

La próxima visita del presidente argentino a Washington antes de fin de mes será una conversación entre dos presidentes provenientes del mundo de los negocios.

Mientras la CGT paralizaba a la Argentina, ese mismo día en Washington se producía una charla para diseñar el nuevo esquema mundial entre las dos potencias capitalistas del mundo, la China Comunista con 1500 millones de esclavos y 20 millones de millonarios, y los EE.UU capitalistas con un gran  derrumbe interno.

Del 4 al 11 de febrero de 1945, el ruso José Stalin, el pirata Winston Churchill y el yanqui Franklin Roosevelt, se reunían en Yalta, Crimea.

La conferencia de Potsdam, un lugar cercano a Berlín, se realizó entre el 17 de julio y el 2 de agosto de 1945. Otra vez juntó a los tres países, y el sucesor de Roosevelt, Harry Truman, el responsable de la hecatombe atómica, respectivamente.

Fueron dos reuniones para establecer el orden de post guerra y de división del mundo.

Por ese entonces, la Argentina se dividía entre los partidarios del Eje y los defensores de los aliados.

La consecuencia de Yalta y Potsdam significó en la República Argentina que los comunistas se abrazaran con lo más rancio de la oligarquía en el país, en la Unión Democrática.

El advenimiento del peronismo le quitó a los ingleses el dominio económico con las nacionalizaciones y aquella alianza de los británicos con los rusos y los yanquis influía en la opinión en contra del peronismo. Lo atacaban por derecha y por izquierda.

Después de un intento durante el menemismo de coquetear con Estados Unidos el actual gobierno de Mauricio Macri quiere reencauzar la ruta pro británica de la historia liberal. Pero se encuentra con un escollo importante: el padre del presidente, Franco Macri.

Franco Macri le abrió las puertas al gobierno kirchnerista de los negocios con China, que terminaron con una de las claudicaciones más insólitas: una base militar en Neuquén.

Y el viejo socio de un intento de negocio inmobiliario en Nueva York, ahora presidente norteamericano, mientras coqueteaba con los rusos termina sellando un pacto de distribución del mundo con China.

Para que no haya duda del gesto hacia los asiáticos, en el mismo momento en que hablaba con Xi Jinping, descargó 50 misiles en Siria, protegida por Putin y los rusos.

Los chinos se convirtieron en Argentina en la segunda petrolera, con la CNOOC,  que es la China National Offshore Oil Corporation, cuando en el año 2010 le compraron por 3100 millones de dólares el 50% a Bridas.

En noviembre de ese año, dominando los chinos a la empresa Bridas, compraron el 60% de Pan American Energy y desembolsaron 7000 millones de dólares.

Una vez que controlaron esta empresa, en febrero del 2011 compraron por 800 millones de dólares el 100% de la Esso.

En el año 2012 se asociaron con YPF para explotar Vaca Muerta.

Son numerosas las inversiones en agroindustria, en el sector bancario y en empresas de distintos rubros.

Los yanquis descuidaron la cocina de América Latina y por ahí se filtraron los chinos.

En Perú se quedaron con Las Bambas, la principal productora de cobre, por la que pagaron 5800 millones de dólares.

Desde que ingresaron en la Organización Mundial del Comercio, en el 2001, avanzaron notablemente. Son el principal inversor en Venezuela, se están quedando con el petróleo de aquel país.

En Octubre de 2010 se quedaron con el 40% de la española Repsol en Brasil, pagando 7100 millones de dólares. Y en ese país también son dueños de la principal mina de hierro del mundo.

En Nicaragua están terminando un canal que une el Pacífico con el Atlántico para evitar el manejo que tienen los yanquis sobre el Canal de Panamá.

Esta penetración gigante de los chinos en el continente también se produce en Estados Unidos. Son los principales tenedores de la deuda externa en aquel país.

Macri le va a hablar a Trump de inversiones y el yanqui, que ya cerró el trato con los chinos, podrá reaccionar a favor si es asesorado geopolíticamente.

En la actualidad nuestro principal socio es Brasil, pero para ellos no lo somos, sino que es China, a la que le venden soja, aviones de cabotaje, automóviles chicos, hierro y pollos.

Es decir, los yanquis necesitan una referencia en el extremo sur. Macri quiere apostar a eso.

Chile, Perú, Brasil, Venezuela, Nicaragua tienen como principal socio a los chinos. Cuba busca realinearse con los norteamericanos, y Trump espantó a los mejicanos que rápidamente son tentados por los chinos.

El proyecto chino el mundo es en primer término, los alimentos; en segundo, el control de la energía en todas sus variables que incluyen a la minería, y en tercero la búsqueda de territorios para que cuando dentro de 50 años haya 3000 millones de chinos, más de 1000 estén dispersos en la administración del planeta.

Yalta, Postdam y Washington redistribuyeron el poder mundial. Solo falta saber que arreglaron el chino y el yanqui, que seguramente no se lo contarán a nadie.

La seguimos mañana, a las 6, por AM 650 Radio Belgrano.

Miguel Angel De Renzis

Del pueblo Digital

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: